El Asesino de Dalianah Arekion

La bella modelo española Dalianah Arekion, 25 años, se encontraba recorriendo las galerías del Museo del Prado, en Madrid, contemplando las grandes obras de Velásquez, como el célebre cuadro “Las Meninas”.

De repente quedó sola en el lugar, le llamó la atención, miró a un costado, al otro, atrás, adelante, no vio nadie, y empezó a sentir un fuerte e intenso olor a Queso, de tal magnitud que si cerraba los ojos, la modelo creía estar en una galería de Quesos y no en un Museo de Arte.

- ¡Qué raro todo esto! ¡La gente ha desaparecido! ¡Y esa fragancia que se huele en el ambiente! – exclamó Dalianah.

- Es lógico que el ambiente huela a Queso cuando hay un Quesón en el, y yo soy un Quesón – exclamó una voz de hombre.

Dalianah se dio vuelta y vio a un hombre alto, patón, bien parecido y muy elegantemente vestido, sobre todo los enormes zapatos, muy bien lustrados y brillantes.

- ¿Quién eres tú?

- Soy Carlos Domínguez, modelo español de pura cepa, tan español como el vino de Rioja, el Queso Manchego o una corrida de toros, muy carlista, y no por ser un requeté de Navarra, sino por tener una niña que responde al carlista nombre de Carlota.

- Tu estais medio chalado, chaval – dijo la modelo – creo reconocerte del modelaje, eres guapo, pero estas chalado, no tengo dudas.

- Claro que estoy chalado, pero de amor, sexo y queso, ¿No te gustaría tener sexo delante de Las Meninas, mi niña?

- Con mucho gusto, Carlos, quiero que me hagas tuya – respondió la modelo, dándose cuenta que de repente sintió un extraño impulso irrefrenable, como si aquel olor a Queso la envolviera en un extraño éxtasis, y sin ser muy consciente de lo que decía.

Lo cierto es que apenas unos instantes después, allí delante de Las Meninas, Dalianah estaba arrodillada, en el piso, chupándo, oliendo, lamiendo y besando los zapatos de Carlos, a continuación le sacó los calcetines, y siguió haciendo lo mismo, para terminar con los pies descalzos, la intensidad de aquello fue muy grande, como una esclava sexual le bajó los pantalones a Carlos, y le hizo una apasionante fellatio.

En ese momento, Carlos, con sus guantes negros, sacó un arma larga, con silenciador, Dalianah, lejos de sentir temor al ver el arma, le dijo:

- ¿Me vas a asesinar, ja, ja, ja? – y no podía parar de reírse.

- Filmaré una película, llegó el momento de entrar en el mundo del cine, haré de un sicario que asesina a mujeres de mafiosos, y a una de ellas la asesinó aquí, en el Museo del Prado. Así comienza el filme.

- Muy interesante – exclamó Dalianah – Tan interesante como rica debe ser esa arma.

Y ahí, Dalianah, movida siempre por un impulso imposible de frenar, empezó a chupar el arma, sí, a chupar el arma, y Carlos se la metió en el culo, en la vagina, se la paso por todo el cuerpo, tras lo cual el la penetró, parados los dos, encima del famoso cuadro, todo con una ferocidad imposible de describir con palabras, y mientras todo aquello sucedía, Dalianah no paró de gritar, de exhalar gritos, de gozo y placer, lo que sintió fue muy intenso, pero quedó muy cansada.

- Quede hecha añicos – dijo Dalianah – pero con ganas de volver a chupar esa arma, dádmela, Carlos.

- Con todo gusto, Dalianah – dijo muy solemnemente Carlos, ya vestido muy elegante, a pesar de la fiesta sexual que había tenido, y con sus guantes negros, el modelo apuntó a Dalianah con el arma y disparó.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! 

Ocho balazos, bien al estilo mafioso, que nadie escucho pues el asesino uso silenciador. Carlos sacó un gran Queso de sus pertenencias y lo tiró sobre el cadáver acribillado de Dalianah.

Carlos se sentía un sicario de la mafia, pero era mucho más que eso, pues había tirado un Queso, era un Quesón. Y tenía una hija llamada Carlota, todavía muy niña, pero seguramente una gran Quesona en algún lejano futuro. Ahora ya se sentía apto para nuevas misiones.

Abandonó con total impunidad la escena del crimen, sabiendo que a la brevedad, debería asesinar a otras mujeres, y que formaba parte de una auténtica hermandad de asesinos matamujeres y tiraquesos, los Quesones, la Hermandad de los Carlos Asesinos.

Un asesinato en el Museo del Prado, y más tratándose de una modelo con alguna fama, debió haber provocado una gran conmoción en la opinión pública española, pero nada de eso pasó, dicen que cuatro mujeres, exactamente iguales a una periodista argentina asesinada y quesoneada por el automovilista de F1 Carlos Sainz Vazquez de Castro, se llevaron el cadáver y limpiaron la escena del crimen, sí, las legendarias y míticas “Santillanas”.

https://www.menshealth.com/es/noticias-deportivas-masculinas/a35808598/carlos-dominguez-influencer-puroego-paternidad-hija/

Comentarios

  1. este ha sido el "bono navideño" de los Relatos Quesones, ahora sí, damos por finalizada la temporada y nos tomamos un largo receso, saludos a todos!!!!

    ResponderBorrar
  2. una belleza la gallega, pero cuando sos linda, un queso te espera, y España es una tierra rica en quesones, hay muchos carlos asesinos, que estan haciendo de las suyas, y siempre hay alguno nuevo

    ResponderBorrar
  3. No la conocía.
    Este Carlos fue un tanto apresurado. Podría hacerse esa película, con un asesinato sexual cometido en ese museo, enfrente de ese cuadro.
    Pero como criticar a un Carlos que tiene una hija llamada Carlota, como que piensa en el futuro. Y esa escena podría filmarse para una película de Piruli Films.

    Otra opción para quesonear a una modelo, que sea después de una larga sesión de Modelo Vivo, con muggles dibujando y pintando. También Carlos y Carlas, no necesariamente con fama, consumiendo queso. Una Carla desconocida podría decir:.Yo no como carne, pero me gusta comer quesos a montones. Y el quesón podría lamentarse de no poder asesinarla. Pero para eso estaría la famosa.

    Breve pero efectivo relato para bonus track.

    Podría cumplir una misión para la Marquesa de Avila, encargándose de Mónica Cruz, la hermana de Penélope, quien tuvo un romance con Diego Torres. Lo que ya le ha costado a Debora Bello y Angie Cepeda.

    ResponderBorrar
  4. QUE PINTA DE ASESINO TIENE ESTE CARLOS!!!!!

    ResponderBorrar
  5. me gusta este asesino, como asesino de mujeres de mafiosos, estas podrían ser dobles o clones de minas ya quesoneadas, una sugerencia que aporto, muy buenos los bonos navideños, así se despide mejor el año

    ResponderBorrar
  6. excelentes los últimos relatos con nuevos asesinos y nuevas situaciones como el espectro de spanic, o sea que puede haber nuevas líneas de historias, por un 2022 donde conviva lo nuevo y lo tradicional, nos gustan los cuentos con Sandes, Bossio o Delfino, pero también celebramos la aparición de más quesones, y que haya alguna quesona che

    ResponderBorrar
  7. un asesino muy elegante y muy culto, comprometido con el arte, muy bueno

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El asesino de Sabrina Pettinato

El asesino de Zaira Nara

La asesina de Fernando Redondo

El Asesino de Ana Laura Goycochea

El Asesino de Nicole Neumann

El Misterio de los Fantasmas Quesones u Odisea Sangrienta en Mar de las Pompas

El Asesino de Laura Miller

El Asesino de Nadia Theoduloz

El Asesino de Lorena Giaquinto

El Asesino de Roxana Zarecki

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS