miércoles, 24 de julio de 2019

El Asesino de Graciela Alfano


Era una tarde cualquiera, en el otoño del hemisferio sur, en el prestigioso y concurrido Prostíbulo “Sevilla” que ocupaba un edificio completo de Puerto Madero. Aquella tarde era una más de su rutina: políticos, jueces, empresarios, deportistas, artistas, y todas las profesiones que podamos imaginar iban ahí a satisfacer sus instintos sexuales, dejando importantes sumas de dinero a cambio de placer y privacidad.
- Placer y privacidad, con “P” de putas – exclamó la Marquesa de Ávila, la mujer andaluza, con aires de bailaora de flamenco y de cantante de sevillanas y pasodobles, que regenteaba aquel prostíbulo - ¡Qué viva Sevilla, Granada, Malaga, Cádiz, Córdoba, Jaén, Huelva y Almería! ¡Viva Andalucía!
- - No se si tindrà ganes de seguir cridant que Viva Andalusia – le dijo la Tieta Pujol en catalán, la asistenta de la Marquesa de Avila, que significa “No se si tendrás ganas de seguir gritando que Viva Andalucía”
- ¿Porqué lo dices, Tieta?
- Per eixó (Por eso) – señaló la catalana.
- ¡Oh, no! – exclamó la Marquesa de Avila.


De un lujoso auto, una limusina tal vez, se bajó nada más ni nada menos que Graciela Alfano (“Madame Alfano” de ahora en más), con aires prepotentes y soberbios, entró al edificio, tomó un bastón y apuntó a las dos damas españolas (la catalana incluida como española), diciendole a la Marquesa y la Tieta:
- ¡Fush! ¡Fush! ¡Fush! ¡Vengo a exigir lo que me corresponde! ¡Tantos años proveyendo víctimas a los Quesones y todavía no pude recuperar mi aspecto, como lo tenía en 1978! ¡Fue lo que me prometió Lady Dumitrescu!
- ¿Qué quiere? – dijo la Marquesa.
- Ya se lo dije, recuperar el aspecto que tenía en 1978, era lo pactado con Lady Dumitrescu, por eso pagué ochenta millones de euros a la Fundación. Fush, fush, fush, se que Dumitrescu posee alta magia, hechicería del más alto nivel, exijo que haga los hechizos correspondientes, quiero estar como en 1978, cuando me acostaba con El Almirante, fush, fush, fush.
La sola mención de “El Almirante”, sin siquiera decir su nombre, hizo temblar a la andaluza y a la catalana, y eso que estaban acostumbradas a tratar con asesinos crueles y sanguinarios, pero la mención de ese ser deleznable asusta a cualquiera.


La catalana le dijo entonces al oído a la andaluza:
- Hem d'aplicar el pla "Catalunya Lliure". (Debemos aplicar el plan “Catalunya Libre”).
- No queda otra. 
La Marquesa de Avila le dijo entonces a Madame Alfano:
- Debo informarle que lamentablemente Lady Dumitrescu no está más entre nosotros, ha fallecido el último 18 de mayo.
- ¡Noooooooo! – gritó Madame Alfano con furia – Esa vieja asquerosa y repelente, que parecía joven, más joven que yo en 1978, pero era más vieja que Legrand, me hizo pagar millones de euros para esto.
- Lo lamento mucho – dijo la Marquesa – estaba sana, radiante de fuerza y vitalidad, pero su corazón la traicionó y falleció cuando estaba en Mónaco, disfrutando de su luna de miel.
- ¡No puede ser! ¡No puede ser! ¡Fush! ¡Fush! ¡Fush! – gritaba Madame Alfano mientas con el bastón rompía todos los adornos que había a su alrededor - ¡Me prometió que con su magia volvería a ser la de 1978! ¡Voy a denunciar este antro del pecado y de la perdición! ¡Ustedes irán presas por prostituir a chicas jóvenes e inocentes! ¡Las cámaras de televisión estarán acá y el escandalo será mayúsculo!
- No le prometo nada, Madame Alfano – dijo la Marquesa de Avila, resignada y asustada – pero le aseguró que tengo acceso al testamento que nos dejo Lady Dumitrescu, ahí puedo descifrar sus hechizos y conjuros.


- Entre per aca – dijo la catalana a Alfano, mientras la invitaba a ingresar a un cuarto.
Madame Alfano permaneció con gesto de enojo, prepotencia y altanería, mientras las dos damas españolas revisaban viejos pergaminos, libretas, apuntes y cuadernos que dejó Lady Dumitrescu. Tras un largo rato, donde Alfano contuvo la furia, la andaluza y la catalana hablaron entre ellas. Alfano, cada tanto, decía:
- Fush, Fush, Fush, Fush, Fush, Fush.
Finalmente, la Marquesa se dirigió a Alfano y le dijo:
- Os ofrezco una solución, no es fácil, pero parte de la energía de Dumitrescu puede pasar a vuestro cuerpo, y así adquirir, sus hechizos y magia, y usted convertirse en una hechicera tan potenta como ella.
- ¿Qué hay que hacer?
- Ir al Cementerio de la Chacarita, en una noche de luna llena, donde esta enterrada nuestra querida benefactora, Lady Dumitrescu.
- ¿No había muerto en Monaco?
- Trajeron el cuerpo para aca.
- Que raro, me había dicho que quería que la cremaran y que sus cenizas las esparcieran en distintos lugares de Rumania.
- Después cambió de idea.
- Siga, por favor, siga.
- Bueno, una noche de luna llena, Dumitrescu debe ser desenterrada, y con una estaca ponerse sobre su pecho, y realizar las palabras mágicas.
- ¿Cuáles?
- No las podemos pronunciar, usted tampoco, hasta no estar en ese lugar y con el cadáver de Lady Dumitrescu, y la varita mágica, no una cualquiera, la de Olivander. Son estas. Las maldiciones imperdonables, las que ni Dumitrescu se atrevía a usar.
- Yo las usaré – dijo Madame Alfano – Ja, ja, Fush, Fush, Fush, Fush, ja, ja.
La Marquesa le dio entonces un papel escrito donde estaba la inscripción “Omnium magica maleficia et potestatem transtulit Romanian domina mihi in potentissimus patieris vivere qui nostrae telluris hemisphaeria, Accio, Wingardium Leviosa, Ridikulus, Expelliarmus, Espectro Patronum, Imperium, Imperium, Imperium, Crucio, Crucio, Crucio, Avada Kedavra, Avada Kedavra, Avada Kedavra”.
Madame Alfano, con una mirada sarcástica, tomó la inscripción y dijo:
- Hoy es luna llena. Hoy es el día. Ja, ja, ja, ja, ja, ja – la risa retumbó en todos lados, hasta la andaluza y la catalana quedaron asustadas.


La oscuridad era total en el Cementerio. La misma se vio interrumpida por una luz de linterna que empezó a avanzar en forma sigilosa. Quien llevaba la linterna era una silueta de mujer, era Madame Alfano, avanzando en las galerías de nichos en medio de la Chacarita, un lugar lúgubre y triste, no hacen faltan mayores descripciones.
Algunos malvivientes y pordioseros, que habitaban en el Cementerio, interceptaron el paso de Alfano, pero hasta con la varita mágica, se les fue sacando de encima…
- Ava… - se interrumpió Madame Alfano – no, no vale la pena. ¡Crucio! ¡Imperio! ¡Crucio! ¡Imperio! ¡Crucio! ¡Imperio!
El camino se fue despejando para la malvada Madame Alfano, que se acercó a la Galería 21, y más precisamente busco el nicho 243. Sabía que estaba allí, porque lo había visto a la tarde, cuando el Cementerio esta abierto, cuando se acercó para investigar si la tumba de Dumitrescu era real, por cierto, sí que lo era. El Nicho 243 señalaba la inscripción “Oana Raluca Dumitrescu” (18 de mayo de 2019).
- Ja, ja, acá esta – dijo Madame Alfano.
Madame Alfano tomó un martillo y una estaca, y empezó a la tapa de aquel nicho, ubicado debajo de todo, en la fila más inferior de aquella galería, tras algunos minutos, pudo desprender la tapa y abrió el nicho. Alfano contempló el ataúd en el que había enterrada Oana Raluca Dumitrescu. Lo sacó afuera, con gran esfuerzo, pero pudo sacarlo.
- Ni yo misma puedo creer que tenga tanta fuerza para poder haber abierto esta tumba y sacado el ataúd, pero lo hice. El poder de la hechicera ya esta llegando a mí.
Abrió el ataúd, y vio a Oana Raluca Dumitrescu, con asombro, Madame Alfano exclamó:
- ¡Increíble! ¡Parecía una chica de veinte años! ¡Debería haber sido consumida pero parece que la embalsamaron!


Alfano tomó la varita y se aprestaba a decir las palabras que le pasó la Marquesa de Avila. Agarró la varita mágica, y la puso a la altura del pecho, ahí empezó a notar algo raro.
- ¡Oh, no! – exclamó Alfano - ¡Esto no es el cadáver de una mujer! ¡Es una muñeca de cera como las que hacen en Madame Tussauds!
- Claro que es una muñeca de cera, es que acaso creístes que Lady Dumitrescu había muerto? Ja, ja, ella no es eterna, pero seguirá muchos años más entre nosotros – era una voz masculina.
Madame Alfano levantó la vista, vio frente a ella a un hombre vestido todo de negro, con guantes, capas y galera, al estilo del Londres de la Reina Victoria y exclamó:
- ¡Carlos Calvo!
- El mismo Quesón que a tantas mujeres asesinó y que ahora viene a reparar un error que se cometió hace décadas, tu pacto con los Quesones ha finalizado hoy.
No creo – dijo Madame Alfano, extendió la varita y lanzo la maldición asesina, el hechizo más imperdonable de todos los hechizos imperdonables - Avada Kedavra. Avada Kedavra. Avada Kedavra.
Pero Carlos Calvo permanecía ahí, incolumne, como sí el hechizo no le hiciera ningún efecto, el Quesón le dijo:
- Pero no idiota, ¿Te crees que por decir Fush y hacer trabajitos menores de magia negra podes hacer un hechizo como ese? El Crucio y el Imperio puede ser, pero el Avada Kedavra no tiene efecto cuando tengo un Queso en mis pertenencias. Mira el Queso, el Queso, el Queso.


Carlos Calvo le mostró el Queso a Madame Alfano, que lo veía con la boca abierta. Era un Queso enorme, que Carlos Calvo tiró al piso, mientras siguió hablando.
- Vos sos una Muggle, una Sangre Sucia, como dirían los Malfoy, los Slytherin, aunque tu signo sea la de la serpiente, como el de ellos. Ja, ja, eso solo lo puede hacer egresados de Hogwarts, Beauxbatons, Durmstrang o Castelobraxo, la escuela de magia para los sudamericanos como nosotros.
- ¡Noooooooo! ¡Vos no tendrías que estar aca! ¡Estas muy enfermo! ¡Postrado!
- Y no le han mentido, pero hoy ya hora estoy aca, aca estoy y con esto, que es más poderoso que esa varita mágica que tenes – Carlos Calvo saco un enorme cuchillo que sostenía con los guantes negros.
- Hace cuarenta años pude escapar de Carlos Monzón, que me iba a asesinar, ahora escaparé de vos, Carlos Calvo.
- De ninguna manera, esta vez no escaparas, aunque este sea el último asesinato que cometa, lo cual es muy probable.
- Los Quesones no asesinan mujeres mayores de sesenta años, ja, ja, tengo sesenta y seis, es parte del Código.
- Pero yo sí puedo asesinarte, Alfano, porque tengo más de sesenta igual que vos, es curioso, no me dejaban quesonearte en mi plenitud de Quesón, pero ahora sí, porque soy el único Quesón que puede hacerlo, ja, ja, tengo tu misma edad. Voy a terminar lo que Carlos Monzón dejo inconcluso hace cuarenta años.
- ¡Noooooooooooooooo! – gritó Madame Alfano, mientras se arrinconaba contra la galería de los nichos.


El asesino, cuchillo en mano, le clavó el mismo a la altura del estómago, una herida profunda que le atravesó el cuerpo, Carlos le hundió el cuchillo hasta el mango, después le asestó una segunda herida de iguales características, una tercera cuchillada a la altura del pecho, una cuarta en el cuello, la sangre fluía por todos lados, las puñaladas siguieron, las cuchilladas también, en todos lados, ya eran cuarenta, cincuenta, sesenta, setenta, ochenta, ahí Carlos Calvo dio por terminada su tarea.
- Queso – dijo entonces Carlos Calvo tirando un gran Queso sobre el cadáver de Madame Alfano, que quedó ahí en la galería de nichos. 
Dicen que las ratas, ratones y otros roedores atraídos por el olor del Queso se acercaron al cadáver de la Bruja Alfano, se comieron todo, todo, y no dejaron nada. Nada, nada, nada.
La Marquesa de Avila misma fue a contemplar a la Chacarita lo que había pasado, pero no encontró nada. Lo cual en realidad era muy bueno. Sí a algunos indigentes que dijeron haberse dormidos cuando una bruja igual a Alfano les decía “Crucio” e “Imperio”.  Supo que Carlos Calvo seguía inmerso en su grave enfermedad.


- Pobre. Quizás lo de ayer haya sido su último crimen. Qué gran Quesón. El tipo amasijaba minas alla en 1990, cuando no tenía la competencia de un Bossio, un Delfino o un Fernández Lobbe, hasta dicen que el les enseñó a ser asesinos a todos. Maestro de los Quesones. El Quesón Supremo. No se imagina el servicio que le prestó a los Quesones por eso de ayer. El error de Carlos Monzón de hace cuarenta años de dejar con vida a esta bicha a cambio de Quesos y más Quesos ya ha sido reparado.
La andaluza tomó el WhatsApp y se comunicó con Lady Dumitrescu, que gozaba de la vida en un bar de la Costa Azul Francesa, mirando al Mar. 
- Dumitrescu, Madame Alfano ha sido Quesoneada.
- Perfecto. Sabía que tarde o temprano esa bicha nos iba a traicionar, menos mal que mi plan funcionó a la perfección.
- Mejor imposible. ¿Cuándo volverá, Dumitrescu?
- No es tiempo de hacerlo aún, quizás me quede acá, mañana tengo ganas de desayunar en Venecia, ja, ja, saludos, Marquesa. Bonne vie à tous. Ja, ja, ja.
Las risas de Dumitrescu se escucharon en la Costa Azul, Venecia, Buenos Aires, y quizás hasta en Marte o en Venus. Colorín Colorado, y Dumitrescu de la vida sigue disfrutando.


NOTA DEL AUTOR (1): recuerdo que en el año 2000 o 2001, en una temporada teatral de Mar del Plata, Graciela Alfano declaro que a la salida de un teatro una vieja le dijo "Te voy a matar" y le hizo un gesto como si le cortara el cuello con un cuchillo, ¿Sería Lady Dumitrescu?

NOTA DEL AUTOR (2):  esto es un "relato crepuscular" dada la edad avanzada de los protagonistas, del Quesón y la Quesoneada, algo no habitual en los Relatos Quesones (y creemos que difícilmente volverá a darse algo similar) y además marca quizás el último asesinato de Carlos Calvo, que como ya sabemos, no goza de buena salud.


9 comentarios:

  1. PERFECTO, EL QUESON SUPREMO HIZO LO QUE TENIA QUE HACER

    ResponderEliminar
  2. la conclusión es que Alfano termino comida por las ratas, quizas era mejor que la quesoneara monzon cuarenta años atras

    ResponderEliminar
  3. Pobre Carlín con lo mal que esta... pero la verdad que te pasaste viejo

    ResponderEliminar
  4. Obra maestra del terror a la altura de Poe, no es joda

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor de todo es volver a saber de Lady Dumitrescu.

    Graciela Alfano tenía el record de sobrevivencia, había logrado escapar durante años. Pero se la creyó y se hizo la mala, tanto que atemorizó a la Marquesa de Avila. Algo que tal vez no hubiese podido con Lady Dumitrescu, a quien despreció tanto. Y ahí se ganó el ser quesoneada.
    Capaz que había algo de fundamento en su amenaza, tal vez tenía conexiones con cazavampiros, para que irrumpan en el prostíbulo. Ella estaba dispuesta a estaquear a la Lady. Y así le fue, por hacerse la mala. No merecía ser vampirizada. Se la comieron los ratones.

    Yo creo que en ese prostíbulo puede estar la Florencia Raggi vampirizada, teniendo que ser la sumisa de quien fue su mucama. Sería algo provocativo, un combo para clientes selectos.
    ya que se hizo una actualización de El asesino de Rocío Marengo, se podría hacer una actualización de El asesino de Amalia Granata, incluyendo alguna referencia, alguna imitación de alguna escena de este corto:

    https://www.youtube.com/watch?v=LMob88zxLzY
    https://www.youtube.com/watch?v=sF21_pakHyM

    El asesino podría escribir con la sangre de la víctima Has pirado, en alguna pared.

    Volviendo a este relato, terminaron tus hazañas, Graciela Alfano.

    ResponderEliminar
  6. Qué grande Carlín

    ResponderEliminar
  7. Las Carlas están tomando los medios.
    Carla Gugino está en una serie llamada Jett, no hace de asesina sino de una mujer intrigante, ladrona, impostora. Trabaja para un personaje peligroso llamado Charlie Baudalaire, que tiene un hijo peligroso, Charliy Jr. Y hasta hay un asesinato con pistola de clavos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja ja ja parece como que el guión lo escribi yo, todos los hombres se llaman Charlie, y a quien asesinan con la pistola de clavos?

      Eliminar
    2. Ahí se apartan, la protagonista acusa a un cómplice de un pesado, de ser un infiltrado. Para desviar la atención de un policía infiltrado.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ETIQUETAS CON OLOR A QUESO

Adabel Guerrero (1) Agustín Rossi (1) Agustina Cherri (1) Agustina Kampfer (1) Alejandra Maglietti (1) Alejandra Martínez (1) Alejandra Pradón (1) Alejandro Biscardi (1) Alejandro Fantino (7) Alejandro Gravier (1) Alejandro Radetic (1) Alessandra Ambrosio (1) Amalia Granata (1) Analía Maiorana (1) Andrea Del Boca (1) Andrea Frigerio (1) Andrea Ghidone (1) Andrea Politti (1) Andrés Nocioni (1) Andy Kusnetzoff (1) Anitta (1) Any Ventura (1) Araceli Gonzalez (1) Asesinas (139) Asesinos (412) Ashley Olsen (1) Ashton Kutcher (1) Audri Nix (1) Barbie Velez (1) Barby Franco (1) Bebe Contepomi (4) Bela Condomi (1) Belen Francese (1) Bettina O'Conell (1) Brenda Asnicar (1) Brenda Gandini (1) Britney Spears (1) Calu Rivero (1) Cameron Díaz (1) Candela Vetrano (1) Cardi B (1) Carla Conte (13) Carla Gugino (2) Carla Peterson (1) Carla Rebecchi (6) Carla Romanini (1) Carlos (1) Carlos Alfaro Moreno (1) Carlos Arguindegui (1) Carlos Arroyo (1) Carlos Baute (4) Carlos Beneitez (9) Carlos Berlocq (7) Carlos Bernal (4) Carlos Boozer (1) Carlos Bossio (41) Carlos Cabezas (1) Carlos Calvo (10) Carlos Capeletti (2) Carlos Ciochetto (1) Carlos Compagnucci (1) Carlos Contepomi (7) Carlos Costa (1) Carlos Delfino (45) Carlos Di Masi (1) Carlos Eisler (12) Carlos Elder (13) Carlos Enrique (1) Carlos Fernandez Lobbe (26) Carlos Fernández Lobbe (1) Carlos Ferreira (1) Carlos Ficicchia (6) Carlos Fronte (1) Carlos Gabriel (3) Carlos Gabuni (1) Carlos García (3) Carlos Giacobone (3) Carlos Gonella (11) Carlos Grosso (2) Carlos Habiague (2) Carlos Izquierdoz (18) Carlos Jimenez Sanchez (1) Carlos Karpan (1) Carlos Kramer (9) Carlos Lampe (4) Carlos Lazcano (7) Carlos Luna (15) Carlos Lupión (1) Carlos Machado (11) Carlos Maturana (1) Carlos Mazzoni (1) Carlos Melia (11) Carlos Missirian (2) Carlos Monti (1) Carlos Monzón (2) Carlos Navarro Montoya (2) Carlos Netto (1) Carlos Okulovich (1) Carlos Olaran (1) Carlos Paglieri (4) Carlos Pagni (2) Carlos Queson (18) Carlos Quintana (12) Carlos Raffaelli (1) Carlos Regazzoni (3) Carlos Reich (15) Carlos Retegui (3) Carlos Rivera (2) Carlos Roa (8) Carlos Russo (1) Carlos Sainz Jr (2) Carlos Sandes (35) Carlos Schattmann (15) Carlos Simoni (1) Carlos Sosa (2) Carlos Stroker (2) Carlos Suarez (2) Carlos Tevez (14) Carlos Vazquez (1) Carlos Villagran (3) Carlos Vives (1) Carlos Zabala (1) Carlos Zalazar (2) Caro Uriondo (1) Carolina Ardohain (1) Carolina Peleritti (1) Carolina Prat (1) Catherine Fulop (1) Cecilia Bonelli (1) Celeste Cid (1) Celeste Muriega (1) Charles Barkley (1) Charles Jennings (1) Charles Leclerc (1) Charles Walrant (2) Charlie Villanueva (2) Charlotte Caniggia (1) Charly Alberti (6) Charly G (1) Chino Darín (1) Chloe Moretz (1) Christina Aguilera (1) Cinthia Fernandez (1) Claudia Albertario (1) Claudia Ciardone (1) Claudia Fernández. (1) Claudia Schiffer (1) Claudio Caniggia (1) Coki Ramírez (1) Connie Ansaldi (1) Couer Rouge (1) Cristián Fabbiani (1) Cristina Alberó (1) Cristina Pérez (1) Cynthia Nixon (1) Dânia Neto (1) Daniel Malnatti (1) Daniel Tognetti (1) Daniela Cardone (2) Daniela Urzi (1) Darío Benedetto (1) Darío Gannio (1) David Kavlin (1) David Miranda (1) Debora Plager (1) Deborah de Corral (1) Diego Bossio (1) Diego Reinhold (1) Dolores Barreiro (1) Dolores Fonzi (1) Dolph Lundgren (1) Dominque Pestaña (1) Edith Hermida (1) el Almirante (1) el karma de Ravelia (18) el Pelado López (1) Eleonora Wexler (1) Eliana Guercio (1) Emanuel Ginóbili (2) Emilia Attias (1) Emiliano Rella (1) Emilio Basavilbaso (1) Esmeralda Mitre (1) Esteban Andrada (1) Estefanía Xipolitakis (1) Eva De Dominici (1) Evelyn Von Brocke (1) Fabián Assman (1) Fabricio Oberto (4) Federico Grabich (1) Federico Salles (1) Fernanda Herrera (1) Fernanda Iglesias (1) Fernando Burlando (1) Fernando Coco Silly (1) Fernando Redondo (1) Flavia Palmiero (1) Floppy Tesouro (1) Flor Peña (1) Flor Vigna (1) Florencia Bertotti (1) Florencia Etcheves (1) Florencia Gómez Córdoba (1) Florencia Raggi (1) Florinda Meza (1) Gabriel Batistuta (1) Gabriel Deck (1) Gastón Elola (1) Gerardo Rozín (2) Gimena Accardi (1) Gisela Barreto (1) Gisela Marziotta (1) Gisela Van Lacke (1) Gonzalo Longo (1) Gonzalo Quesada (1) Gonzalo Tiesi (1) Graciela Alfano (2) Graciela Borges (1) Griselda Siciliani (1) Guido Zaffora (1) Guillermina Valdes (1) Guillermo Andino (1) Hebe de Bonafini (1) Hernán Drago (1) Horacio Cabak (1) Ignacio Corleto (1) Iliana Calabro (1) Imigrante Rap (1) Ingrid Grudke (1) Isla Nublar (1) Iván De Pineda (1) Iván Orduña (1) Ivana Nadal (1) Ivana Palliotti (1) Jazmín Stuart (1) Jennifer Aniston (1) Jennifer Lopez (1) Jessica Alba (1) Jessica Cirio (1) Jimena Barón (1) Jimena Cyrulnik (1) Jimena La Torre (1) Joana Duarte (1) Joaquín Moretti (1) Jonatan Conejeros (1) Jorge Rial (1) Juan Carlos Olave (1) Juan el Pipa Gutierrez (1) Juan Ignacio Chela (1) Juan Martín Del Potro (1) Julia Mengolini (1) Julieta Cardinali (1) Julieta Díaz (1) Julieta Prandi (1) Justina Bustos (1) Karen Reichardt (1) Karin Cohen (1) Karina Jelinek (1) Karina Mazzoco (1) Karl Drogo (1) Karl Geiger (1) Karl Malone (1) Kate Moss (1) Kim Catrall (1) Kristin Davis (1) la Franchute (1) la Matacarlos (21) La Venganza de la Rumana (6) Lady Dumitrescu (3) Lali Espósito (1) Lara Bernasconi (2) Laura Esquivel (1) Laura Fernández (1) Laura Fidalgo (1) Leandro Penna (1) Leo Montero (2) Leticia Bredice (1) Liz Solari (1) Lola Bezerra (1) Loly Antoniale (1) Lorena Giaquinto (1) Lucas Borges (1) Lucas Ostiglia (1) Luciana Geuna (1) Luciana Salazar (1) Lucio Delfino (1) Luis Scola (2) Luján Telpuk (1) Madame Tigana (1) Madonna (1) Majo Martino (1) Maluma (1) Marcela Feudales (1) Marcela Kloosterboer (1) Marcela Pagano (1) Marcelo Tinelli (5) Marcos Kremer (1) Marcos Milinkovic (1) María Eugenia Ritó (1) María Laura Santillán (1) María Susini (1) María Vazquez (1) Mariana Arias (1) Mariana Carbajal (1) Mariana Fabbiani (1) Marina Calabro (1) Mario Guerci (1) Marisa Andino (1) Marixa Balli (1) Martín Ciccioli (1) Martín Lousteau (1) Martín Olguín (1) Martín Palermo (1) Martina Soto Pose (1) Maru Duffard (1) Mary Kate Olsen (1) Matías Alemanno (1) Matías Ferrario (1) Matías Ferreira (1) Matías Garfunkel (2) Matías Martín (1) Matías Mayer (1) Matías Sotelo (1) Matías Vazquez (1) Mauricio Caranta (1) Mauro Icardi (2) Mauro Zarate (1) Maxi Lopez (2) Maximo Fjellerup (1) Melina Lezcano (1) Melina Petriella (2) Melina Pitra (1) Mery Del Cerro (1) Mica Viciconte (1) Miguel Avramovic (1) Monica Ayos (1) Monica Farro (1) Mora Godoy (3) Nancy Dupláa (1) Nancy Guerrero (1) Nancy Pazos (1) Natacha Jaitt (1) Natalia Fassi (1) Natalia Fava (1) Natalia Forchino (1) Natalie Perez (1) Nazarena Velez (1) Nicolas Brussino (1) Nicolás Magaldi (1) Nicolás Ochiatto (1) Nicolás Ripoll (1) Nicole Neumann (1) Ogro Fabbiani (1) Oriana Sabattini (1) Oscar Córdoba (1) Osvaldo Sabatini (1) Pablo Echarri (1) Pablo Migliore (1) Pablo Pérez (1) Pablo Rago (2) Pamela Anderson (1) Pamela David (2) Pamela Sosa (1) Pampita (1) Patricio Albacete (1) Patricio Garino (1) Paula Chaves (1) Paula Medici (1) Paula Trapani (1) Paula Volpe (1) Paulina Rubio (1) Paz Cornú (1) Pía Slapka (1) Ravelia Zamas (58) Ricardo Centurión (1) Roberto Abbondanzieri (1) Rocío Guirao Díaz (1) Rocío Igarzabal (1) Rocío Marengo (1) Rodrigo Orihuela (1) Rolando Martín (1) Rolando Schiavi (1) Romina Gaetani (1) Romina Malaspina (1) Romina Manguel (2) Rosie Huntington Witheley (1) Roxana Zarecki (1) Rulo Schijman (1) Sabrina Garciarena (1) Sabrina Pettinato (1) Sabrina Rojas (1) Sandes y Schattmann (34) Sandra Borghi (1) Sandra Smith (1) Sara Sampaio (1) Sarah Jessica Parker (1) Sebastián Solé (1) Sebastián Yatra (1) Sergio Celli (1) Sergio Goycochea (1) Silvia Martínez Cassina (1) Silvina Escudero (1) Silvina Luna (1) Silvina Scheffler (1) Silvio Soldan (3) Sofía Clerici (1) Sofía Jujuy Jiménez (1) Sofía Macaggi (1) Sofía Zamolo (1) Sol Perez (1) Soledad Fandiño (1) Soledad Solaro (1) Susana Gimenez (2) Susana Roccasalvo (1) Tamara Paganini (1) Thalia (1) Thomas Griesa (1) Tini Stoessel (1) Tomás Fricher (1) Tommy Dunster (1) Ulises Jaitt (1) Ursula Corberó (1) Ursula Vargues (1) Valentina Ferrer (1) Valeria Archimo (1) Valeria Bertuccelli (1) Valeria Mazza (2) Valeria Quesona (1) Vanina Escudero (1) Verónica Lozano (1) Vicky Xipolitakis (1) Victoria Vanucci (1) Virginia Gallardo (1) Viviana Canosa (1) Wanda Nara (12) Ximena Capristo (1) Yanina Latorre (1) Yanina Zilly (1) Yesica Toscanini (2) Zaira Nara (1)