El Asesino de Eliana Guercio



Ocurrió en la época en que el futbolista Carlos “el Cali” Izquierdoz jugaba en Santos Laguna, en el fútbol mexicano, este muchacho, muy Quesón, por cierto, con sus olorosos pies talle 47, se encontraba concentrado en un hotel presto a disputar un importante partido.
Por esas casualidades que presenta el destino, estaba también Carlos Bossio en el mismo hotel. Sí, el mítico ex arquero de Belgrano, Estúdiantes y Lanús. El que mide 1,95 metros y calza cincuenta. “Chiquito” en el mundo del fútbol. Un Quesón, un cruel y sanguinario asesino serial de mujeres, del que se dice que quesoneó a unas mil minas al momento de ocurrir este relato.


Bossio le avisó a Izquierdoz que lo visitaría en su habitación. Y así fue. Carlos Bossio, vestido con sus guantes negros y con la ropa que solía usar cuando asesinaba a alguna mina, entró a la habitación, con una enorme bandeja donde llevaba un Queso de proporciones gigantescas.
Carlos Izquierdoz observó el Queso y le dijo a Bossio:
- Vaya, vaya, Carlos, qué Queso tan grande.
- Muy grande Carlos, muy grande, y este Queso es para vos. Un obsequio de Carlos Bossio a Carlos Izquierdoz. Te lo entregó en mano.
Carlos Izquierdoz entendió el mensaje a la perfección. Conocía la tradición de los Quesones. Cuando un Quesón le regala un Queso a otro Quesón, y se lo entrega en mano, el Quesón que recibe el Queso debe usar el Queso en el próximo asesinato que cometa. Y ese asesinato debe ocurrir a la mayor inmediatez posible, dígamos cuarenta y ocho horas, setenta y dos a más tardar, nunca más allá de ese tiempo.


Carlos Izquierdoz agarró el Queso de manos de Carlos Bossio. Entonces le dijo:
- ¿A quien debó quesonear, Carlos? Vos sos el Quesón número uno, un ídolo para todos los demás Quesones. Un master fuera de serie. Tus deseos son ordenes para mí.
- A Eliana Guercio, la mujer de Sergio “Chiquito” Romero, se encuentra en este mismo hotel, acá en México.
- ¿Eliana Guercio? Pero a esa mina la tenes que quesonear vos, Carlos, no entiendo como todavía no la quesoneaste. Natacha Jaitt, Sol Pérez, Guillermina Valdes, Belén Francese, Ingrid Grudke, Karina Mazzoco, Agustina Kampfer. Todas minas quesoneadas por el gran Carlos Bossio. No puedo aceptar esto. 
- No, Carlos, es un honor que te cedo. Estas en condiciones de cometer ese asesinato. Esa mina debe ser quesoneada por vos.
- Pero es la esposa de “Chiquito” Romero y vos sos “Chiquito” Bossio. Es tuya, Carlos. Yo quesoneo a alguna mucama del hotel, a una empleada, y sació así mi instinto Quesón. Soy un Quesón y gozó cuando quesoneó a una mina. Pero Guercio es tuya.
- No, Carlos, no, te cedo el honor de quesonear a Guercio. En parte porque un maestro debe ceder honor a sus discípulos, en parte porque quesonearé a otras minas en esta misma noche, mientras vos quesoneas a Guercio, yo quesonearé a dos minas mexicanas, Inés Sainz y Ana Serradilla.
- Acepto entonces – dijo Carlos Izquierdoz – Un honor para mí, Carlos. Queso.
- Queso – dijo en voz alta Carlos Bossio.


Apenas una hora después, estaba Eliana Guercio acostada en su cama, completamente desnuda, como esperando a alguien. La puerta estaba abierta, y por la misma entró Carlos Izquierdoz, el “Cali” con su habitual disfraz de “Ghostface” el asesino de Scream. En su mano derecha llevaba el cuchillo, un cuchillo muy grande, y en la izquierda, el Queso, un enorme Queso. A Guercio no le sorprendió que entrara, era como que estaba esperando a alguien.
- Hola, pensé que iba a venir Carlos “Chiquito” Bossio – dijo Guercio - ¿Vos quien sos?
- Soy Carlos “el Cali” Izquierdoz. Chiquito Bossio no vendrá, por eso estoy yo.
- Ja, ja, a ver si tus pies huelen como los de él.
Izquierdoz dejó el Queso sobre la mesa, y guardó el cuchillo en su cinto, se sacó las medias, y puso sus pies sobre el rostro de Guercio. Olían muy fuerte. Los empezó a lamer, besar, chupar y oler, una y otra vez. 


Después chupó la pija de Izquierdoz, y juntos se entregaron a una noche de sexo desenfrenada. A Carlos le gustó mucho. 


Finalmente cuando terminaron, Guercio quedó como extasiada y drogada, entonces Izquierdoz agarró el cuchillo, y simplemente la apuñaló. 45 puñaladas. Ni más ni menos. Cuando terminó de apuñalarla, el asesino tiró el Queso sobre el cadáver de su víctima.
- Queso – dijo en voz alta.
Rato después, una enorme conmoción reinaba en el lujoso Hotel de la República Mexicana donde ocurrieron tres sanguinarios asesinatos. El de Eliana Guercio, y el de dos bellas mexicanas, Inés Sainz y Ana Serradilla, las tres salvajemente acuchilladas, con un enorme Queso sobre sus cadáveres.


El Inspector Covarrubias habló ante la prensa.
- Pos bien manito, tenemos tres mujeres apuñaladas en forma salvaje, a Guercio le dieron 45 cuchillazos, pero a los otras dos, más de cien, hay un Queso sobre cada asesinada, sobre los Quesones han estado aquí, todo indica que hubo sexo entre el asesino y la víctima, en cada uno de los asesinatos. No podemos, sin embargo, analizar ningún ADN, el esperma encontrado se ha convertido en Queso, es ADN sin material genético. 
Mientras tanto, los dos asesinos comían Queso, cuando Carlos Bossio le dijo a Carlos Izquierdoz:
- Maravilloso Carlos, ya sos un gran Quesón.
- No, Carlos, no, me falta recorrer muchísimo camino. ¿Pero como fueron los dos asesinatos que habréis cometido?
- Es una larga historia… Queso.
Eso nos preguntamos… ¿Cómo habran sido esos dos brutales asesinatos cometidos por Carlso Bossio en una misma noche y cuyas víctimas fueron las bellas mexicanas Inés Sainz y Ana Serradilla?




Comentarios

  1. no se entiende como a Eliana Guercio no la quesonearon antes

    ResponderBorrar
  2. Lo del sexo quesón parece funcionar como un anestesico, que libra a las victimas del dolor, además de dejar en estado de indefensión. Interesante la quesoneada de Eliana Guercio.
    Podría haber una masacre de bailarinas de Sábado bus, Sofía Jujuy Jimenez, Eliana Guercio. Luego Alexandra "La sueca" Larson. Y luego las que quedan.

    ResponderBorrar
  3. a "Jujuy" Jimenez ya la quesoneó Carlos Matías Sandes... https://cuentossangrientos.blogspot.com/2018/09/el-asesino-de-sofia-jujuy-jimenez.html

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. YA Sé. Lo que digo es que podría ser una matanza de bailarinas de Sabado bus. Ya fueron quesoneadas Jujuy y Eliana Guercio. La proxima podria ser La sueca. Y luego una masacre de las que queden, las menos conocidas.

      Borrar
  4. como garpa llamarse carlos y ser paton, algo de fama y claro un queso , tenes todas las b otineras y minas para ser quesoneadas a tus pies

    ResponderBorrar
  5. ¿Es sólo mi impresión o todas las víctimas son mujeres y acaban quesoneadas?
    Si es así calzo 44

    ResponderBorrar
  6. Siempre quise ser grandote y llamarme Carlos... quiero ser Quesón

    ResponderBorrar
  7. ¿Como habrán sido? Es para otro relato quesón. Me parece que las bellas mexicanas eran pareja. Y aceptaron un Carlos porque esta las chantajeó, amenanzando con contar su secreto. O para experimentar con un trio. Los quesones pueden usar sus pies para penetrar a sus víctimas, así que podrían tener sexo hasta con tres mujeres en forma simultanea.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. buenas idea esa que un Quesón puede tener sexo con tres minas simultáneamente... después las tiene que asesinar y tirar tres Quesos... que Quesón acepta el desafío? como sería la historia? Hay que hacerla! #Queso

      Borrar
    2. Podrían ser los Carlos que quesonearon para Lady Dumitrescu. Podría ser una retribución.
      Podría ser usado para algo retro, para quesonear a Sandra Smith y sus ángeles. Para quesonear a las vedettes de Rompeportones-Petardos, en una versión gore.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral