La Asesina de la Mole Moli

Carla Czudnowsky se veía más joven y bella que nunca, gracias a los Productos Cosméticos Dumitrescu, que aunque muy caros y de tirada muy limitada, permitían que una dama rejuvenezca hasta veinte o treinta años menos, al punto que ningún mortal podría darse cuenta. Una noche, gozando de esta belleza exuberante, Carla fue a donde estaba el boxeador Fabio “la Mole” Moli, que alcanzó mas notoriedad por sus pasos por los programejos de Tinelli que por su actividad deportiva. 

La “Mole”, como todo cordobés, estaba tomando fernet con cola, en una mesa con unos amigos, Carla se puso casi delante de el, poniéndole el culo sobre su cara, y refrescándole las tetas encima. La “Mole”, un ser primitivo y grotesco, más alla de su 1,95 o 1,98 metros (según la fuente) y de peso pesado, no pudo evitar tocarle el culo a Carla.

- ¿Qué haces pibe? – reaccionó Carla y le dio un sopapo a la Mole – Te voy a denunciar por acoso y abuso sexual.

- Pero nena, me pones el culo y las tetas encima, yo no soy de fierro, piba.

- ¿No sos de fierro, Mole Moli? ¡Entonces quiero ver lo macho que sos con esta débil hembra! ¡Te espero esta noche en la Residencia Hardoy! – exclamó Carla - ¡Y ustedes, los de afuera, son de palo, no vieron, no escucharon nada y ni siquieran han estado aca! – le dijo Carla a los amigos de La Mole Moli.

Esta no pudo evitar aquella invitación y fue entonces a la Residencia Hardoy, una mansión que algunos decían estaba habitada de fantasmas y se la consideraba, una “Mansión de Terror”. Aunque la Mole era un ser rústico, poco letrado, esta vez estaba como domesticado, quería ser amable y respetuoso, en la medida que pudiera, con Carla.

- Sos hermosa nena – le dijo la Mole a Carla, mientras veía a la rubia desnudarse ante el, en un streap tease.

- Soy toda tuya – le dijo Carla – quiero que me destroces, que me hagas mierda.

- Y eso es lo que voy a ser, Caaaaaaaaaaaaaaaaaaaarlaaaaaaaaaaaaaaaaa – le dijo la Mole.


Y lo que paso a continuación fue todo un sexo salvaje e intenso, la Mole zamarreó a Carla, y la levantó por los aires, para meterle la pija en el culo primero, como un gorila tiene sexo en la selva, Carla quedó realmente exhausta pero así y todo, le chupó la pija a la Mole durante un rato muy extenso, tras el cual, la Mole se amamantó de las tetas de Carla, como lo haría cualquier bestia salvaje, y luego la penetró por la vagina, como un rinoceronte tiene sexo en la sabana.

- ¿Queres más, queres mas, queres mas? – le dijo la Mole.

Carla había quedado hecha realmente mierda, la Mole la dejó sin fuerzas…

- No doy más Mole, me destrozastes…

- Eso era lo que querías, Caaaaaaaaaaaaaaaaaaaarlaaaaaaaaaaaaaaaaa.

- Dame aquel líquido, el Elixir Dumitrescu – le dijo Carla señalando una botella a la Mole.

- Toma nena, toma el jugo mágico – le dijo la Mole.

Carla tomo el Elixir Dumitrescu, y recuperó fuerzas, de repente ya estaba vital y llena de energía, entonces agarró el Queso, un enorme y gigantesco Queso que había sobre la mesa, y lo tiró encima de la Mole Moli.

Este logró esquivar el Queso y dijo:

- ¿Me queres tirar un Queso, nena? ¿Pero quien te crees que sos? Yo te tiró un jamón, querés seguir jugando, juguemos entonces, nena. No le pegó a las mujeres, pero sí vos me tirás un Queso, tengo que defenderme.

La Mole entonces se acercó a Carla, pero no con el objetivo de pegarle, sino de agarrarla por la cintura y dominarla de esa manera, pero Carla dotada ahora de una gran fuerza, logró darle un cabezado a la Mole, este sintió el impacto, y no se dio cuenta que Carla agarró una maza con clavos, un arma antigua y medieval, y le dio unos golpazos en las piernas a la Mole.

- ¿Qué haces, piba? ¡Ahora tengo que matarte!

La Mole ahora sí le iba a dar una piña a Carla, pero esta seguía con la maza con clavos, y comenzó a golpear cada vez al boxeador, este empezó a desangradarse y aturdido por los golpes y la sangre, casi no pudo reaccionar, momento que Carla aprovechó para agarrar una espada medieval y clavársela en el estomago a la Mole, atravesándolo todo. 

- ¡Raaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj! – gritó de dolor la Mole Moli, mientras era atravesado por la espada, agonizando de esta manera.

- Nunca podrás con una Carla, nunca podrán con una Quesona, ni aunque seas un peso pesado, ni aunque te llamas la Mole Moli – exclamó la asesina.

- Queso – dijo la asesina – la Mole Moli – mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de la Mole Moli, cadáver que fue presa de los murciélagos y las ratas que habitaban en la Mansión, hasta que no dejaron rastro alguno.

Un nuevo asesinato de Carla Czudnowsky, demostrando que nadie puede con las Quesonas Asesinas.

Comentarios

  1. fue bastante benevolente, debio asesinarlo en una fondue de queso como a l gante, despedazarlo en pedacitos o hundirlo en una cama de clavos

    ResponderBorrar
  2. ¿No la habían asesinado a esta Carla? ¿Será un clón diseñado para asesinar una y otra vez?

    ResponderBorrar
  3. merecía ser asesinado por una mujer, yo creo que podría haberse defendido un poco más y poner en aprietos mayores a Carla, pero igual esta bien el cuento, esperado y anunciado

    ResponderBorrar
  4. Hubo trampa, a la asesina la salvaron los productos Dumitrescu, sino no contaba el cuento

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es cierto aunque está dentro de lo que suelen hacer las Carlas.
      Una idea para futuros relatos es que esta Carla falle en algunas misiones, que no puede tomar esa fórmula mágica. Y esté a punto de no contar el cuento, siendo sometida, siendo agotada.

      Y entonces sea rescatada por otra Carla, que cumpla la misión. O no sea rescatada y sea reemplazada por una clon.

      Borrar
  5. el tipo cogía como un animal y termino devorado por ratas y murcielagos, brillante la asesina, aunque es cierto, hubo trampa, como dicen en otros comentarios, ¿los productos dumitrescu llegaron para quedarse?

    ResponderBorrar
  6. ja ja ja ja la mole quesoneado

    ResponderBorrar
  7. asesinados Andino, L Gante, Betular, Mole Moli, todos quesos bien merecidos, que chabones recibirán ahora la visita de una quesona?

    ResponderBorrar
  8. Interesante la mención a la Residencia Hardoy. ¿Volverá a aparecer Emilio Hardoy?
    Interesante lo de Productos Cosméticos Dumitrescu. Podría ser lo que propusieron en un comentario, que esté hecho con resto de famosas y no tan famosas quesoneadas, que no califiquen para ser vampirizadas, clonadas o embalsamadas.

    Carla Czudnowsky funcionó como quesona, aunque fue agotada, demolida por la Mole. Y necesitó de una formula mágica, para recuperarse. Es algo que no le había pasado a ninguna Carla.
    ¿Será que es más débil que las otras?
    Podría pasar que el famoso a quesonear se niegue a alcanzarle la fórmula, que quiera someterla estando agotada. Y necesite ser rescatada por otra Carla.

    Fue brutal. Podría ser parte de su estilo.

    ResponderBorrar
  9. Ravelia Zamas estuvo en peligro, siendo rescatada por su hija, la Ravelia Zamas tatuada.
    Carla Conte y Carla Romanini fueron raptadas, adormecidas y estuvieron en poder de Peter Alfonso.
    Carla Romanini estuvo en poder de tres nadadoras y un nadador. Siendo rescatada por tres Carlos, alertados por Futbolero Vélez.

    Sería un elemento interesante que las Carlas tengan su momento como damisela en peligro. Antes de recuperarse y ser letales.
    Esta Carla podría fallar alguna misión, siendo rescatada por otra Carla. Sería interesante.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ana Laura Goycochea

El Asesino de Belen Francese

La asesina de Iván de Pineda

La asesina de Fernando Redondo

El Asesino de Pampita

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Edith Hermida

Los asesinos de Wanda Nara

La asesina de Luis Scola

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS