LA ASESINA DE SHAQUILLE O’NEAL, TIM DUNCAN Y LEBRON JAMES (Megapost)


incluye

COMENCEMOS POR SABER QUIEN ES SHAQUILLE O’NEAL

Shaquille O’Neal fue uno de los jugadores más populares de la NBA, brillando en equipos como Orlando Magic, Los Angeles Lakers y Miami Heat, alcanzando su mejor rendimiento deportivo entre 1993 y 2009, con su altura de 2,16 (un auténtico gigante) pasó a la fama por ser el jugador con los pies más grandes de la historia del baloncesto americano, alcanzando casi un talle 60 en los pies (22 en la medida americana, en realidad era un 57/58 de la europea), algo que por supuesto no pasaba desapercibido.

UNA ASESINA LLAMADA RAVELIA

Y mucho menos para nuestra conocida Ravelia Zamas, la bella asesina serial de hombres, fetichista de los pies, la Quesona Asesina, para más datos. Siempre es bueno recordar que su nombre original es Carla o Carlota Monzón, y que es exactamente igual a la top model Valeria Mazza, y que adoptó el seudónimo de “Ravelia Zamas” precisamente por su extraordinario parecido físico con la decapitada y quesoneada modelo, asesinada por el basquetbolista Carlos Delfino.

Ravelia era un asesina que además de tirar un Queso a sus víctimas, solía practicar el sexo y el fetichismo de pies con los chabones a los que quesoneaba, donde abundaban los deportistas famosos, y como souvenir de cada asesinato que cometía (o de cada Queso que tiraba) se quedaba con los zapatos y/o zapatillas de cada una de sus víctimas.

Las ponía en un mueble, cada en un casillero, con el nombre de cada uno de sus deportistas quesoneados, y así en ese mueble sobresalían las zapatillas o zapatos de futbolistas como Martín Palermo, Fernando Redondo, Rolando Schiavi, Cristián Fabbiani o Pablo Migliore, rugbiers como Gonzalo Quesada, Ignacio Corleto, Patricio Albacete o Lucas Ostiglia, voleibolistas como Marcos Milinkovic, tenistas como Juan Martín Del Potro, y por supuesto, basquetbolistas como Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto o Luis Scola, por citar solo un puñado de sus decenas de víctimas…

Y precisamente estos tres últimos constituían algo así como sus víctimas preferidas, siempre recordaba y disfrutaba como los había asesinado y les había tirado un Queso, llegando incluso a pensar varias versiones de estos asesinatos, pero las más populares establecían que a Ginóbili lo había baleado en un duelo del Oeste, a Oberto le cortó el pescuezo con un cuchillo katana y a Scola lo estranguló con una soga y lo asfixió con una bolsa sobre la cabeza, en forma simultánea. Los Quesos que le tiró a cada uno de estos tres quesoneados eran los más grandes, sabrosos y colosales, mejores aún que cuando decapitó a Juan Martín Del Potro, a Patricio Albacete o a Marcos Milinkovic.

Ravelia observaba una y otra vez toda su colección de calzados de sus quesoneados, los agarraba con sus guantes negros (los mismos que usaba en sus asesinatos), y los olía, chupaba, lamía y besaba una y otra vez, en algunas ocasiones tenía también las medias y calcetines de sus víctimas, y aún conservaban el olor a Queso de los quesoneados, era todo muy fuerte, de Ginóbili, Oberto y Scola tenía tres pares de zapatillas, eran su fetiche preferido. Había noches incluso que ponía como muñecos en la cama con las caretas de sus víctimas y simulaba volver a asesinarlos y quesonearlos, una y otra vez.

Pero la asesina quería más y quería ampliar su horizonte de asesinatos, es cierto que tenía algunas víctimas internacionales. Por ejemplo, el nadador australiano Ian Thorpe por ejemplo, que calzaba 50, y a quien Ravelia había asesinado con una katana, o el futbolista nederlandés Marco Van Basten, apuñalado en Amsterdam, pero eran muy pocos, apenas un puñado, Ravelia necesitaba más y más, y por eso tomó una decisión audaz: asesinar a basquetbolistas de la NBA, que fueron gigantones, muy patones y de raza negra.

Y no se iba a andar con chiquitas: la víctima principal sería Shaquille O’Neal, con sus 2,16 metros y su calzado número sesenta, bah, 57/58 en realidad. Ravelia soñaba con tener dos o tres pares de las gigantescas zapatillas de Shaquille en su colección, era el desafío más importante de su criminal carrera, pensó en asesinarlo con un enorme cuchillo, del tamaño de una espada, o con una espada, con la forma de un cuchillo, y después de tener sexo con el, cortarle la cabeza, y los pies, y embalsar todo, como si fueran unas presas de cacería.

Ravelia igual siempre se auto exigía y ponía la vara aún más alta: en su paso por los Estados Unidos, no solo decapitaría a Shaquille O’Neal, sino que también se fijo otras dos víctimas: Tim Duncan y Lebron James. No se conformaba con uno, tenían que ser tres.

Duncan había jugado en San Antonio Spurs, donde fue compañero de Manu Ginóbili, mientras que Lebron James James es el máximo anotador de la historia de la NBA y es considerado como uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo y de la historia, jugando en Cleveland Cavaliers y Los Angeles Lakers.  

TRES INOCENTES QUESOS EN LAS VEGAS

Guiada por su instinto de asesina, sabía que encontraría a Shaquille en Las Vegas, el basquetbolista se encontraba más o menos, en la divertida, lujuriosa y timbera ciudad de Las Vegas (Nevada) en el oeste de los Estados Unidos… en algún lujoso hotel de esos que tienen casinos y joda por doquier.

Ravelia tomó un avión (recursos económicos nunca le faltaban) desde Buenos Aires y así llegó a Las Vegas, conexión mediante… Se dirigió al más caro y lujoso hotel de Las Vegas, donde estaba Shaquille O’Neal.

Dicen que el basquetbolista iba a dar una exhibición de la NBA destinada a turistas japoneses, esos que pagan para ver cualquier huevada, y en el hotel pidió que le limpiaran la habitación, que le dieran unos masajes y que le llevaran un champagne…

Tres humildes trabajadores, a los que llamaremos José, Fabricio y Martín, todos de origen mexicano, iban a darle ese servicio, uno era empleado de limpieza, otro de limpieza y otro masajista, se estaban preparando para hacer el servicio cuando una bella rubia entró al lugar era Ravelia.

“Buenas tardes” les dijo Ravelia en castellano y simulando una tonada mexicana “pos bien manito, mis cuates, le van a llevar el servicio a Shaquille O’Neal, verdad?”

“Así, es chingona,” contestó José “yo voy a limpiarle la habitación, orale!”.

“Y yo le haré unos masajes, güey” dijo Fabricio.

“Le serviré unas botellas de champagne a este cuate” dijo Martín.

“Ja, ja, ja” río Ravelia y con sus guantes negros sacó un revolver con silenciador, y efectuó tres disparos.

El primero dio en el corazón de José, el segundo en la nuca de Fabricio, el tercero en el cuello de Martín, los tres disparos fueron certeros, precisos y efectivos, no fueron necesarios más, los tres fueron así asesinados.

Ravelia entonces sacó tres Quesos, no de gran tamaño, sino Quesos Edam, y se los tiró encima a los cadáveres de Fabricio, José y Martín.

- Queso, Queso, Queso – dijo Ravelia mientras tiraba cada uno de los Quesos.

LA ASESINA DE SHAQUILLE O’NEAL

Asesinados estos tres humildes trabajadores, Ravelia ya no tenía obstáculos en su camino de avanzar rumbo a Shaquille O’Neal, simulando ser al mismo tiempo la empleada de la limpieza, el masajista y el camarero, todo en una. Y así fue a la habitación del basquetbolista, con una bandeja, una botella de champagne en la misma, un Queso gigantesco, y elementos de limpieza.

Por supuesto todo el dialogo que hubo entre Ravelia y Shaquille fue en inglés, idioma que la asesina manejaba a la perfección, y además conocía palabras y términos propios de la raza negra y de la NBA, pero por razones obvias, los traduciremos directamente al español.

“Buenas noches, Shaquille, yo soy Ravelia, camarera y masajista” dijo la asesina “aca tiene el champagne y el Queso”.

“El champagne perfecto” aclaró el basquetbolista “pero yo no quiero ningún Queso, el queso solo me gusta derretido en hamburguesas o hot dogs, no de otra manera”.

“Ja, ja” río Ravelia y aclaró “el Queso es un obsequio del hotel, porque hoy Shaquille probarás mi Queso, ja, ja”.

Tras esto Ravelia agarró el champagne, lo descorchó e intentó servirlo en una copa, pero en realidad simuló un tropezón, y toda la botella de champagne cayo encima de Shaquille, este quedó sorprendido, y mojado por la bebida, cerró los ojos, cuando los abrió vio que la chica estaba encima de sus pies, lamiéndolos, besándolos, chupándolos y oliéndolos, era impresionante como Ravelia jugaba con aquellos gigantescos y olorosos pies, el basquetbolista se entregó porque le gustaba ser el amo, y disfrutó de todo aquello.

El juego de los pies se prolongó por largo rato, luego Ravelia se tiró encima de Shaquille, que quedó boca arriba tendido sobre el piso, ahí empezó a hacerle cosquillas en todo el cuerpo, a chuparle el ombligo, y luego la pija, después Shaquille se dio vuelta y Ravelia le metió las manos y los pies adentro del culo, y hasta le dio un montón de patadas, Shaquille otra vez se puso boca arriba, y después de chuparle las tetas, la concha y el culo, la penetró como si metiera una lluvia de triples en la NBA.

Tras el sexo, Shaquille, que era un deportista de élite y aguantaba largos partidos de la NBA, quedo exhausto, totalmente hecho una piltrafa, Ravelia en cambio quería más y más, y más, pero ahí se dio cuenta que debía pasar a la fase siguiente, se puso los guantes negros, y agarró el Queso, y se lo tiró encima a Shaquille O’Neal.

Tras tirar el Queso, que cayo encima del basquetbolista, que permanecía acostado en el piso boca arriba, Ravelia cerró los ojos…

… en ese momento la asesina tomó el enorme cuchillo – espada, y se tiró encima de Shaquille mientras gritaba en forma de alaridos “Queso” “Shaquille” y así, como una feroz depredadora, se puso sobre los pies de Shaquille y como una matarife o una carnicera le dio un feroz golpe de cuchillo en los pies, las heridas fueron impresionantes, pero más aún los gritos de dolor de Shaquille, algo que nunca Ravelia había oído en todas sus víctimas, así le cortó los pies, y mientras el basquetbolista lanzaba gritos de dolor y se desangraba en sus pies cortados, colocó el cuchillo – espada sobre el pescuezo de Shaquille y ¡zas! le dio una brutal herida de izquierda a derecha, y luego otra de derecha a izquierda, y luego una tercera, aún más profunda, cortándole la cabeza, arrancándosela totalmente.

- Queso – dijo Ravelia mientras tiró el Queso sobre su mutilada víctima – Shaquille O’ Neal.

La asesina sostenía en su mano derecha la cabeza de Shaquille y con la mano izquierda los dos gigantescos pies, con total impunidad, huyó de la escena del crimen. Guardó en una valija la cabeza y los pies de Shaquille, embalsamados con una técnica muy efectiva y antigua, usada por los aztecas, y junto a tres pares de zapatillas, uno de zapatos y uno de ojotas de Shaquille, se dirigió directamente al aeropuerto. 

Ese era su único equipaje, pensó en dirigirse a otros lugares de los Estados Unidos para asesinar a Lebron James y a Tim Duncan. 

LA ASESINA DE TIM DUNCAN

A Duncan se lo imaginaba asesinarlo en un duelo del Oeste, primero citarlo en un bar, al estilo Far West, en algún lugar del desierto de Arizona, esos pueblos perdidos donde aún pululan indios, cowboys, forajidos y sheriffs.

Duncan, con sus 2,11 metros, y su calzado número 16, o sea 51 de la talla europea, estaba sobre una mesa, tirado, mostrando sus enormes y olorosos pies, queriendo ser el tirador más veloz del Oeste.

- No existe nadie mejor que yo – decía Duncan – no existe el hombre que pueda vencerme en un duelo del Oeste.

- El hombre, no – le dijo Ravelia entrando al bar – pero la mujer sí.

- ¿En serio? ¿Y esa asesina eres tú?

- Por supuesto, Tim Duncan.

- Ja, ja, ja – río el basquetbolista de San Antonio Spurs, que fuera compañero de Manu Ginóbili.

- Ya quesonee a Manu Ginóbili, tu compañero de San Antonio, también me desafío a un duelo del Oeste, yo lo asesiné y le tiré un Queso.

- Ja, ja, ja – río Duncan.

El basquetbolista extendió sus gigantescos y olorosos pies sobre la mesa, y Ravelia no pudo evitar olerlos, lamerlos, besarlos y chuparlos, una y otra vez, luego cogieron sobre la mesa, tirando los naipes, el whisky y todo lo que había, fue un sexo salvaje, propio del Oeste, donde Duncan se portó como una mezcla de jefe indio, cowboy tipo John Wayne o un bisonte americano, sexo salvaje y furioso, Ravelia quedó muy contenta…

- Podrás ser un búfalo haciendo sexo, pero el duelo del Oeste sigue vigente – le dijo Ravelia.

- Ja, ja, ja – río Tim Duncan.

Momentos después los dos estaban sobre la polvorienta calle del Oeste, Tim Duncan apretó el gatillo, y se oyeron dos disparos, el basquetbolista cerró los ojos y creyó haber acertado sobre Ravelia, no tenía intención de asesinarla, solo desarmarla, y seguir teniendo sexo con ella, la había pasado muy bien, y quería seguir disfrutando de eso, pero para su sorpresa, ella tenía otros planes para el, y si bien el primer disparo lo había disparado Duncan, el segundo lo disparo Ravelia, y le acerto en el pecho al basquetbolista… este cayó al suelo, tendido sobre el piso, herido de muerte.

- Nunca confíes en una Quezona Asesina – le dijo Ravelia a Tim Duncan, y tras pisarlo, le efectuó dos nuevos disparos, el primero sobre en el cuello y el segundo en la frente.

Tim Duncan fue así asesinado, Ravelia le tiró un Queso, el Queso que le tiraba a todas sus víctimas.

- Queso – dijo Ravelia y le se fue de la escena del crimen, teniendo consigo las enormes zapatillas de Tim Duncan, el compañero de Manu Ginóbili, asesinado y quesoneado de una manera similar.

Asesinados Shaquille O’Neal y Tim Duncan, la asesina ahora iba por su tercer objetivo en los Estados Unidos: Lebron James.

LA ASESINA DE LEBRON JAMES

Siguiendo su ruta por los Estados Unidos, tras pasar por Las Vegas y Arizona, Ravelia se dirigió ahora rumbo al este, pensando en encontrar a Lebron James en Ohio, si a Shaquille lo había elegido como víctima por calzar 56 o 60, a Duncan por ser compañero de Manu Ginóbili, la elección de James fue media azarosa, era porque sí, había que completar la trilogía y Lebron James (popularmente conocido como "The King", "King James" y "The Chosen One"), con sus 2,06 metros y su calzado número 50/51 era una buena elección.

Ravelia se aprestaba a cruzar el Mississippi pero antes de hacerlo, en la ciudad de Saint Louis (Missouri) percibió que Lebron James estaba allí…

“Saint Louis, Missouri” pensó Ravelia “Louis, como Luis Scola, que fue estrangulado, asfixiado y quesoneado por mí, ja, ja, quizás a Lebron le pase lo mismo que a Luisito, ja, ja, ja”.

Su instinto criminal la llevó a un gimnasio donde estaba entrenando Lebron James, pocos sabían que además del baloncesto, Lebron era en secreto aficionado a las artes marciales, Ravelia lo sorprendió mientras entrenaba unas dosis de judo, karate y aikido.

“Hola Lebron, soy Ravelia, la Quesona Asesina” le dijo Ravelia en castellano.

El basquetbolista la miró, no entendió nada, pero nada dijo, con unas señas le hizo a Ravelia como el desafío de tener un combate de judo y karate, Ravelia aceptó, y aunque Lebron empleó métodos livianos, le llamó la atención que la asesina desplegará toda su fuerza e ingenio, al punto que lo terminó desplomando en el piso, la asesina entonces le sacó las zapatillas y las medias, y empezó a chuparle, lamerle, besarle y olerle los pies.

Luego de disfrutar eso con mucha intensidad, le chupó la pija, Lebron estaba muy contento, le gustó jugar con Ravelia, y el juego se convirtió en un sexo divertido y desenfrenado, Lebron estaba muy contento, eufórico por el sexo, sintió todo eso como un extasis y un gozo espectacular.

Lebron estaba tan contento y la euforia era tal que se distendió mucho, por eso sintió que cuando Ravelia le rodeó el cuello con una soga y le puso una bolsa sobre la cabeza, era parte del juego, pero cuando se dio cuenta que se estaba quedando sin aire, y que la asesina lo estaba estrangulando y asfixiando, ya era muy tarde, quiso reaccionar, pero no pudo, y así fue estrangulado, asfixiado, asesinado y quesoneado.

- Queso – dijo Ravelia tirando el Queso sobre el cadáver estrangulado de Lebron James.

La asesina tomó un par de zapatillas y estaba eufórica, no había dormido desde que asesinó a Shaquille O’Neal, los tres asesinatos eran una obra maestra, algo perfecto, sublime, salió de los Estados Unidos con su equipaje, donde llevaba las zapatillas y calcetines de O’Neal, Duncan y James, más la cabeza y los pies de Shaquille, era su único equipaje.

LA ASESINA DE JEAN CLAUDE VAN DAMME

En el aeropuerto Ravelia vio que un avión se dirigía a Hong Kong, pensó en abordarlo y ahí en algún combate de kickboxing o kickboxer asesinar a Jean Claude Van Damme. 

Primero tener sexo con el, no era muy alto, y seguramente no era patón, pero usaba bien los pies y con su destreza física compensaba todo.

Tener sexo a gran escala con Van Damme y ahí en medio del goce sexual, la asesina imaginaba retarlo a un duelo de kickboxing, un combate a golpes donde vale todo.

Sí, retarlo a un duelo, y asesinarlo en algún combate, con golpes y patadas, sin armas, ni soga, nada de cuchillos, revolveres, solo con sus manos y sus pies, era todo un desafío.

Darle un golpe mortal en la cara o en la espalda, o en ambos lados, y asesinarlo así a sangre fría.

“Queso” decía Ravelia “Jean Claude Van Damme” y le tiraba el Queso en medio de los gritos y alaridos del público.

Jean Claude Van Damme asesinado por una mujer en un duelo de kickboxing y con un Queso sobre su cadáver.

¿Y por que no avanzar aun más, asesinando a otras estrellas del cine de acción?

Acribillar a balazos a Sylvester Stallone por ejemplo y tirarle un Queso.

O apuñalar salvajemente a Dolph Lundgren y tirarle un Queso.

Pero era un poco mucho, ya llegaría la oportunidad de cometer esos asesinatos, y tirar esos Quesos. Ahora tomó un avión a Miami y ahí realizó la conexión a Buenos Aires.

“Queso, Queso, Queso” decía Ravelia y durmió plácidamente soñando con todos los asesinatos, los que ya había cometido y los que pensaba cometer…

¿Qué nuevos desafíos tendría la Quesona?

LA ASESINA DE CRISTIANO RONALDO

De vuelta en Buenos Aires, Ravelia estaba exultante y eufórica, en su colección de souvenirs, ya estaban las zapatillas y medias gigantescas y olorosas de Shaquille O’Neal, Tim Duncan y Lebron James, junto con la cabeza y los pies de Shaquille, perfectamente conservados y embalsamados. 

Pero Ravelia también tenía un par de zapatillas y otro de zapatos de Jean Claude Van Damme.

¿Pero lo había asesinado realmente? ¿Era un sueño o era realidad? ¿Había estado en Hong Kong? ¿Le había tirado un Queso a Jean Claude Van Damme? ¿Cuál era la ficción y cual la realidad?

Ravelia ya no sabía, pero poco le importaba, sí empezó a disfrutar de todo aquello, estuvo encerrada varios días, tal vez semanas, donde apenas se alimentaba de pan, algunas verduras y solo bebía agua de la canilla, estaba la mayor parte del tiempo dormida o semi dormida, mientras en su mente seguía asesinando a todas sus víctimas, tirándole todos sus Quesos, ya no sabía bien que era ficción o realidad…

En sus asesinatos, se veía asesinando a Jean Claude Van Damme en un combate de kickboxing, ahora sí, ya no tenía dudas, lo había asesinado y le había tirado un Queso, en cambio sí tenía dudas de si había acribillado a balazos a Sylvester Stallone y sí había apuñalado a Dolph Lundgren, al principio creía que era solo un sueño o un deseo, pero cada vez se convencía más que los había quesoneado realmente…

Y también empezó a verse asesinando a Cristiano Ronaldo, al portugués le lavaba los pies con una palangana, 

"Quiero lavarte los pies, Cristiano" le decía Ravelia

"Faça isso, garota, brinque com meus pés"

Ravelia agarraba los pies de Cristiano y empezaba a chuparle, besarle, olerle y lamerle los pies, luego se tiraba encima del portugués y prácticamente se tiraba encima de el y era ella quien lo violaba, porque le tocaba el pene y entonces la penetraba en forma salvaje...

Cristiano entonces se comportaba acorde con su fama y el sexo que le ofrecía a Ravelia fue fenomenal, quería gastarla y no podía, quería dejarla sin energía y no podía, hasta que se cansó y entonces ahí, ella, con sus guantes negros, agarraba el cuchillo y raj, raj, raj, puñalada, cuchillazo, puñalada, cuchillazo, hasta apuñalarlo en forma salvaje

“Queso” decía Ravelia “Cristiano Ronaldo”. Y le tiraba un Queso gigantesco y colosal…

Sin saber bien que era ficción, que era realidad, que era memoria, que hechos habían sucedido realmente y cuales solo en su imaginación, y estando convencida de haber asesinado y quesoneado a Cristiano Ronaldo, siguieron pasando los días, y tal vez las semanas, y tal vez también algunos meses, por lo menos, dos o tres…

¿A quien seguiría asesinando Ravelia? 

La historia bien podría terminar aca, y este puede ser el final, pero os ofrecemos un final alternativo, vos elegís el final, como en Elige tu propia aventura, y vos elegis si Ravelia asesinó realmente o no a Jean Claude Van Damme, a Sylvester Stallone, a Dolph Lundgren o a Cristiano Ronaldo. La elección es tuya, ja, ja, Queso.

EL FINAL ALTERNATIVO

Una noche, Ravelia se despertó y contempló su colección de fetiches, le encantaba, sentía que eso le generaba un placer sexual en sí mismo, pero de repente, se vio rodeada por cuatro hombres, eran gigantescos, y tenían unas patas gigantescas y olorosas, un olor a Queso impresionante, ninguna de sus víctimas olía así, estos eran más que cuatro hombres, cuatro Quesos, cuatro Quesones.

Aficionada al deporte, Ravelia no tardó en reconocerlos, eran cuatro estrellas de la NBA, algunas del pasado, otras más recientes, pero los cuatro lucían con su aspecto de cuanto tenían su mejor momento.

“Charles Barkley, Karl Malone, Carlos Boozer, Charlie Villanueva” dijo Ravelia reconociendo a los cuatro basquetbolistas Quesones que estaban ante ella, Ravelia intentó moverse pero estaba encadenada y se sentía como si la hubieran transportado a una mazmorra.

Y en las paredes de la mazmorra estaban las fotos, los rostros, las ilustraciones de todas las víctimas de Ravelia, no faltaba ninguno, estaban todos los quesoneados.

“Eres una asesina” dijo Charles Barkley “y pagarás por tus asesinatos, quesoneastes a estos chabones, llegó el tiempo de la justicia”

“Los asesinatos de mega estrellas de la NBA como Tim Duncan, Le Bron James y Shaquille O’Neal, lo pagarás con tu sangre, serás ajusticiada” le dijo Karl Malone “¿O acaso pensabas que te iba a salir gratis que quesonees a los nuestros en los Estados Unidos’”

“Has asesinado a muchas estrellas del deporte y del baloncesto, asesina de Emanuel Ginóbili, asesina de Fabricio Oberto, asesina de Luis Scola, tu tiempo ha terminado, asesina” le dijo Carlos Boozer “Mira el rostro de tus víctimas, de tus quesoneados, míralos bien, ahora sentirás lo que sintieron ellos”.

“Tendrás tu Queso” añadió Charlie Villanueva “has tirado muchos Quesos, ha llegado el tuyo, todos los quesoneados te están viendo y cobrarán su venganza”

Brevemente recordamos que estamos hablando de cuatro estrellas de la NBA…

Charles Barkley (1,98 de altura y 51 de calzado) fue estrella de Phoenix Suns y Houston Rockets por 16 temporadas, “Sir Charles” estaba con la apariencia que tenía en 1993…

Karl Malone (2,06 de altura y 52 de calzado) fue estrella de Utah Jazz de 1985 a 2002, “The Mailman” estaba con la apariencia de 1992…

Carlos Boozer (2,06 de altura y 53 de calzado) fue estrella de Cleveland, Utah y Chicago, “CBooz” estaba con la apariencia de 2006…

Charlie Villanueva (2,11 de altura y 55 de calzado) fue estrella de Milwaukee y Detroit, “The Big Smooth” o “CV” estaba con la apariencia de 2011…

Los cuatro tenían unos enormes Quesos en sus manos y se los tiraron a Ravelia, que recibió una lluvia de Quesos. Para otra mortal, eso hubiera sido un castigo, pero para Ravelia era una especie de premio o un goce sadomasoquista, pues disfrutaba con los Quesazos. 

Los cuatro basquetbolistas quedaron descalzos, y como en un desfile, y en forma alternada, fueron poniendo sus pies sobre Ravelia, el olor a Queso era impresionante, apestante, sofocante, intenso, insoportable para cualquier momento, estamos hablando de cuatro Carlos, de cuatro Charles, de cuatro Karl, de cuatro Charlies, de cuatro Quesones.


Ravelia fue oliendo, lamiendo, besando y chupando los ocho pies, sí, los ocho pies, encima de ella, sintió un placer nunca visto, el extasis era extraordinario, estaba eufórica, repleta de placer, de gozo, de satisfacción, quería que todo aquello no terminara más, que durará eternamente, y en su mente así fue, primero los Quesos de Charles Barkley, luego los Quesos de Karl Malone, tercero los Quesos de Carlos Boozer y cuarto los Quesos de Charlie Villanueva, Queso, Queso, Queso, Queso y así como una rueda, como planetas que orbitan alrededor del sol, una y otra vez, en una rotación continua y permanente, duro mucho todo aquello, pero en algún momento termino.

Ella después de eso fue chupándole las pijas uno por uno, ellos le chupaban las tetas, el culo y la concha, le daban sopapos y patadas, le pegaban con pelotas de la NBA como si fueran triples o dobles, se la pasaban uno a otro como si fuera una pelota de baloncesto.

Pero lo que vino después fue aún una orgía, una sexo desenfrenado, un observador de aquello hubiera dicho que cuatro basquetbolistas con pies grandes y olorosos violaron salvajemente a una inocente mujer, muy parecida a Ravelia Zamas, pues la tomaron de todos lados, y como un trapo que se tira a todos lados, la cogieron por adelante y por atrás, en algún momento, hasta las cuatro pijas de Charles, Karl, Carlos y Charlie estaban penetrando la concha gigantesca de Ravelia, la cogieron, con el pene, por el culo, con los pies, la zamarreaban, ella lejos de sentirse violada o ultrajada, disfrutaba todo aquello como si del paraíso se tratara, el goce que sentía era indescriptible, fue algo súblime imposible de contar.

“Y ahora Ravelia, la elección es tuya, tienes cuatro puertas, una blanca, una verde, una roja y una azul, entra y seguirás la fiesta” le dijo Charles Barkley y “ahora conocerás tu destino” agregó Karl Malone.

Ravelia no sabía que puerta elegir. Tiro los dados, si salía el 2 elegiría la puerta blanca, si salía el 3 la verde, si salía el 4 la roja, si salía el 5 el azul, y si salía el 1 o el 6, tiraría de vuelta hasta que saliera uno de los otros cuatro.

¿Cuál salió? La elección es tuya…

CHARLES BARKLEY, EL ASESINO

Salió el 2, Ravelia entró a la puerta blanca.

Ravelia se vio de repente rodeada por una multitud, que la insutlaba y vociferaba al grito de “asesina”, “Quesona, “criminal” y cosas así, al lado suyo, estaba Charles Barkley, que le rodeo el cuello con una soga…

“Así asesinastes a Luis Scola y a los otros, y a nuestro Lebron James, también a Patricio Garino, me parece, y a un rugbier llamado Gonzalo Tiesi, hoy la soga rodea tu cuello” le dijo Charles Barkley, era una ejecución pública.

Y Charles fue estrangulando o ahorcando lentamente a Ravelia con la soga, de un modo cruel, lento, muy efectivo, el cadáver quedaría para las aves de rapiña, pero antes Charles le tiraría el Queso.

“Queso” dijo Charles Barkley y tiró un enorme Queso sobre el ahorcado cadáver de Ravelia.

KARL MALONE, EL ASESINO

Salió el 3, Ravelia entró a la puerta verde.

Ravelia se vio en un bosque, repleto de arboles, no se veía nada, arboles por todos lados, pero frente a ella, estaba Karl Malone, con un rifle para una cacería.

“Podríamos cazar algún ciervo, nena” le dijo Karl “Pero esta prohibida la caza del ciervo, hay que proteger a las especies animales, nena, ja, ja, que tal entonces, si tu haces de ciervo”.

Ravelia se aterrorizó al escuchar eso y entonces salió corriendo, como una cierva, pero Karl no le dio tiempo, apuntó el rifle y disparó treinta cartuchos, treinta, ninguno dio en el piso, ninguno en el aire, ninguno en un árbol, todos, los treinta cayeron sobre Ravelia, que desangrada, murió por las heridas. Asesinada por Karl Malone.

“Queso” dijo Karl Malone y tiró un enorme Queso sobre el cadáver acribillado de Ravelia.

CARLOS BOOZER, EL ASESINO

Salió el 4, Ravelia entró a la puerta roja.

Ravelia se vio atada en una cama, encadenada, en un cuarto muy oscuro, y con Carlos Boozer armado con un gigantesco cuchillo de caza, estilo Rambo…

“¿Te gustan las películas de Rambo, Ravelia, soñabas con quesonear a Sylvester Stallone” le pregunto Ravelia y le pasó el cuchillo por todo el cuerpo, Ravelia sintió el frio del filo en todo su cuerpo, en especial el cuello y las tetas “acuchillaste a muchos chabones, quizás ahora sabes lo que se siente” y se tiró sobre Ravelia, asestándole más de cien cuchillazos y puñaladas, con heridas y cortes en todo el cuerpo, sin excepción alguna.

“Queso” dijo Carlos Boozer y tiró un enorme Queso sobre el cadáver apuñalado y acuchillado de Ravelia.

CHARLIE VILLANUEVA, EL ASESINO

Salió el 5, Ravelia entró a la puerta azul.

Ravelia se vio en un cuarto como de una maderera, una cabaña de madera, ella estaba tirada sobre una mesa, de esas que se usan para cortar madera, había una sierra, pero Charlie Villanueva estaba frente a ella con una sierra eléctrica.

“Mira Ravelia” le dijo Charlie “una sierra eléctrica, una arma poco común, espero te guste” y se tiró sobre Ravelia, y la cortó por todos lados con la sierra eléctrica, de un modelo cruel, fue como si hiciera cubos de Queso con el cadáver de Ravelia.

“Queso” dijo Charlie Villanueva y tiró un enorme Queso sobre las múltiples mutilaciones del cadáver de Ravelia.

CONCLUSIÓN

Y así termina nuestra historia, un megapost, con múltiples finales, asesinatos, crímenes y mucho Queso, la elección es tuya, puedes elegir que Ravelia solo cometió los asesinatos en su imaginación, que en realidad los cometió en forma efectiva, que cometió algunos sí y otros no, que cometió todos, que siguió disfrutando eternamente de sus asesinatos, que fue ajusticiada, y en este caso, que conoció la justicia de Charles Barkley, Karl Malone, Carlos Boozer o Charlie Villanueva.

LA ELECCIÓN ES TUYA, CHOICE IS YOURS

EL QUESO ES TUYO, CHEESE IS YOURS

FIN, THE END

QUESO, CHEESE




Comentarios

  1. obra maestra de los Relatos Quesones, siempre con tus asesinos, tus víctimas, tus quesos, tus asesinatos, la asesina esta con todo pero es buen que alguna vez pruebe algún queso

    ResponderBorrar
  2. Lo único que puedo decir es que vivan los quesos, los Carlos, los asesinos y que lindo que es todo esto

    ResponderBorrar
  3. Se paso el cronista, más que un relato quesón, es una novela quesona, Ravelia como siempre es magnifica, la mejor asesina, pero convengamos que no le puede salir gratis estar paseándose por Estados Unidos y andar matando a jugadores de la NBA y tirar quesos en todos lados, algún castigo a Ravelia le tiene que caber, igual queda a criterio a cada uno, yo creo que en algún universo Ravelia recibió su Queso y en otro sigue asesinando

    ResponderBorrar
  4. Esto va a ver que leerlo muchas veces, más que un megapost es una superproducción de los Quesones, excelente la Quesona, excelente los asesinos, me gusta la idea de que quesonee a Cristiano Ronaldo, pero esta bien de que quede como algo impreciso, porque es una figura muy importante, los basquetbolistas de la NBA, como corresponde a buenos Carlos, a buenos Quesones, deben vengar a Shaquille y a los otros, el relato es excelente, del 1 al 10, le pongo 100 puntos (¡cien!), puede haber como micro relatos de todo, pero el mega post es magnífico

    ResponderBorrar
  5. yo elijo al queso, a la quesona y a los quesones, esa es mi elección

    ResponderBorrar
  6. veo la foto de los pies de Shaquille O’Neal y los quiero oler yo tambien

    ResponderBorrar
  7. y bueno, gana la libertad avanza, ahora los quesos avanzan, vamos carajoooo!!!!

    ResponderBorrar
  8. pero que novela te has mandado niño, habrás tardado días o semanas en escribir esto y las ilustraciones son muy buenas, como os fascinan los pies y los asesinatos, y y si hay que elegir, yo elijo por más cuentos

    ResponderBorrar
  9. TE PASASTES CARLITOS, ESTE ES FENOMENAL, DE LO MEJOR, QUE QUESOS POR TODOS LADOS, TE PASASTE, YO ELIJO TODOS LOS FINALES, QUIERO QUE RAVELIA SIGA MATANDO, QUIERO QUE LA MATEN A ELLA, JA, JA, JA

    ResponderBorrar
  10. el basquet le da mucho a los relatos quesones que loco este deporte y claro por el tema de los pies grandes es obvio, yo me imagino esas zapatillas gigantes con ese olor y me hago una paja que queres que te diga

    ResponderBorrar
  11. da para leerlo una y otra vez, son como seis o siete cuentos en un mega post, me encanta todo esto, la verdad que los Quesos están con tutti, yo creo que Ravelia debe vivir y asesinar a muchas figuras del deporte (Novak Djokovic por ejemplo), pero también estos basquetbolistas asesinos son un bombazo y deben sumar más víctimas, me encanta que hayan aparecido asesinos como Barkley, Leclerc, Sainz, por más cuentos de Carlitos Alcaraz, muy bueno

    ResponderBorrar
  12. alguna puse que ibas a terminar matando a todos tus personajes, pero siempre le encontras la vuelta al asunto, aparecen Carlos, nuevas dimensiones y finales varios, elige tu propio queso es una realidad

    ResponderBorrar
  13. sigo los resultados de los votos y me leo este cuento, esto es algo demasiado bueno para ser realidad, Carlos Quesón, sos un maestro

    ResponderBorrar
  14. sen-sa-cio-nal este mega relato, es una fiesta loco, che, que ganas de comer queso y de que me coja ravelia, total después vienen charles barkley y los otros grones y la matan, que bueno todo esto

    ResponderBorrar
  15. me encanta ver esas fotos donde dice "quesoneado" "quesoneada" y al cristiano ronaldo me lo cojo yo tambien

    ResponderBorrar
  16. uno de los mejores relatos quesones, porque hay múltiples quesos y para todos los gustos, pero a la final siempre ganan los Carlos, esa es la moraleja final

    ResponderBorrar
  17. asesinar a Jean Claude Van Damme esta bueno, que le tire un queso en algún relato mejorado y ampliado

    ResponderBorrar
  18. sesenta ilustraciones tiene el post, una joyita, una joyita

    ResponderBorrar
  19. Yo quiero a Ravelia para siempre, quesoneando por una eternidad. Es verdad, es la cruel Carla...(Al estilo de los Ratones Paranoicos).
    Están bien los finsled slternstivos pero rompe con el pacto entre los Carlos y las Carlas, que ha dado buenos relatos.

    Y Ravelia estuvo bella y letal. Tim Duncan tuvo su oportunidad pero perdió.

    Lo de Van Dsmme pudo haber sido ficción. Se hubiera defendido bien. Y da para un relato largo.

    Estsrís bien un relato con lss Tavelias, madre e hija en una misión conjunta.

    Sugiero El asesino de Cybthia Rothrock como retrorelato. Y El asesino dr Lucy Liu.


    El Fauno

    ResponderBorrar
  20. Otro relato para Rsvelia podría ser La asesina de Deniss Rodman, de la NBA y actor en Rescate explosivo, La colonia (con Van Damme).;Ka hija podría ser cómplice.

    El asesino de Irina Shayk. Ex novia fe Cristiano Ronaldo y modelo dr Vic

    ResponderBorrar
  21. los tres quesos que tiro Ravelia a los tres trabajadores mexicanos la hicieron merecedora de tener algún castigo, eran tres inocentes, Charles Barkley y los otros debieron haberlo dicho mientras la condenaba al queso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No se trata de inocencia o no. Sino que Ravelia los asesinó sin darles placer, no tuvieron sexo gon ella. Y eso podría ser una falta grave.

      Igual Ravelia es vital para los relatos. Por lo que no debería ser quesoneada. Cuando los quesones esten a punto de assesinarla, se revelaría qu

      Borrar
    2. que es una Carla o Carlota, protegida por el pacto. Pero podría quedar prisionera. Podría fallar una misión, siendo dopada. Y tener que ser rescatada por su hija, la tatuada.
      O al fallar una misión, ser prisioneras de mujeres, famosas o dobles de famosas. Quedando indefensa. Y geniendo que ser rescatada por quesones.
      Y ella completaría su misión, renovándose el pacto entre Carlos y Carlas.

      Ogro castigo posible. Tenernsexo con muggles conectados sin quesonearlos.

      El Fauno

      Borrar
  22. Duncan se ríe de que quesonearon a Ginóbili, menos mal que después lo quesonearon ael

    ResponderBorrar
  23. "el basquetbolista cerró los ojos y creyó haber acertado sobre Ravelia, no tenía intención de asesinarla, solo desarmarla, y seguir teniendo sexo con ella, la había pasado muy bien, y quería seguir disfrutando de eso"

    Duncan se confío en una Quesona: quería seguir comiendo con ella, que error, termino quesoneado

    ResponderBorrar
  24. Podría ser material para El asesino de Dallys Ferreira

    https://www.infobae.com/teleshow/2023/05/10/criticaron-a-dallys-ferreira-por-un-chiste-que-hizo-acerca-de-la-situacion-argentina-son-pobres-pero-los-extrano/

    El Fauno

    ResponderBorrar
  25. me gusta la historia, esta con muchos finales y relatos dentro de una gran historia, yo creo que Charles Barkley es un gran asesino y debe tener más relatos como protagonista criminal "I like cheese" debería decir Sir Charles https://basquetplus.com/nba-charles-barkley-draft-1984-philadelphia-76ers-peso-kilaje-comida

    ResponderBorrar
  26. que buena esta valeria mazza en esas fotos bien de nena, esta para tirarle un queso y partirla como un queso

    ResponderBorrar
  27. Sí, a todos nos encanto ver la saga completa.... (dijo nadie en su p vida). Queson so estás.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

#QUESO el Megapost Tributo de los Quesones Top

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Karina Mazzoco

El asesino de Soledad Solaro

El Asesino de Denise Pessana

El Asesino de Vicky Fariña

El Asesino de Pamela Anderson

El Asesino de Evangelina Anderson

La asesina de Iván de Pineda

El Asesino de Eliana Guercio