La Asesina de Mauro Zárate




Mauro Matías Zarate, tal su nombre completo, creyó en algún momento de su carrera futbolística que se iba a convertir en ídolo de la Mitad Más Uno y no tuvo dudas en ir a jugar a Boca Juniors. Los de Vélez lo consideraron una alta traición, para colmo, le tocó jugar en Boca en la época en que los xeneixes perdieron la histórica final del 9 de diciembre de 2018 con River, y Mauro hablo un montón de boludeces y pavadas en la previa, diciendo por ejemplo que los perdieran esa final debían irse del país. Desde entonces, Mauro se gano el odio de todas las hinchadas, y su carrera futbolística fue languidiciendo (siempre alterno más malas que buenas) y en 2022 terminó en Platense, un equipo digno e histórico del fútbol argentino, pero de las chicas, el querido Calamar.

Alguna vez, creo que fue en 2018, un fan de los Relatos Quesones, Futbolero Velez, opinó que si alguien no se llamaba Carlos pero que calificaba para ser un Quesón, era Mauro Zarate. No sabemos bien los motivos, dado que no es alto (mide 1,75), no es patón y no huele a Queso, y lejos esta de llamarse Carlos, aunque quizás sea por el odio que se ganó le quedaba bien el rol del villano de la historia, o sea del asesino, sobre todo si se trata de asesinar a mujeres ingenuas, inocentes e indefensas.

Pero bueno, menos perorata, y pasemos a la acción, hace poco tiempo, luego de otro frustrante partido con Platense, Mauro ni siquiera saludo a sus compañeros, y se fue de la concentración calamar para dedicarse al sexo, a la bebida y a las drogas. Deseaba salir de otro mal trance y que mejor que irse una noche con putas y se dirigió a una hotelucho de Constitución, un lugar ideal para estas cosas.

Dos chicas, una morocha y una rubia, iban a ser parte del juego sexual, Mauro ya estaba desnudo y tras consumir varias copas de whisky y fumar no pocos porros, iba a cogerse a las minas, pero para su sorpresa, no se le paró la pija y no podía hacer nada.

- Que chanta que sos Mauro, no servís para nada – le dijo la rubia – Pero que cuando jugase en Boca, donde fuiste menos que Daniel Osvaldo.

- Como jugador sos un Queso, y en la cama no tenes aguante, ándate a la puta madre que te parió – le dijo la morocha.

- ¡No, chicas! ¡No se vayan! ¡Quedense! ¡Aguante un poco más! ¡Ya voy a funcionar! – dijo Mauro, casi rogando a las chicas, pero estas se fueron y lo dejaron solo a Mauro.

El futbolista entonces se entregó todavía más a la bebida y a las drogas, hasta perder totalmente el conocimiento, durmiendo quizás muchas horas, hasta que despertó y se vio totalmente desnudo en la cama, con solo un calzoncillo como única prenda, y sin tener noción del tiempo ni del espacio, la rubia y la morocha le habían robado todo, y para sorpresa de Mauro, un enorme Queso estaba en la cama.

- ¿Dónde estoy? ¿Qué mierda hago aca? ¡No me acuerdo nada! ¿Y este Queso?

Mauro vio que una figura femenina se fue acercando, era la bella conductora de TV Carla Conte, no con su aspecto actual, sino con el que tenía hace más de diez años, pero el futbolista no la reconoció, si vio que era una dama muy bella y seductora.

- Soy Caaaarlaaaaaaa, querido Mauro, y estoy aca para darte alegrías, las otras chicas se fueron decepcionadas, dijeron que eras un Queso, adentro y afuera de la cama, adentro y afuera de la cancha, quizás por eso Futbolero Velez dijo que tenías que ser un Quesón.

- No entiendo nada de todo esto, es una locura total, no se donde estoy, ni que hago aca, si creo que sos una mina muy fuerte, quiero cogerte, Caaaarrlaaaaaaa – y ahora sí, el órgano sexual de Mauro comenzó a tener una erección y deseaba coger a Carla Conte.

- Decí de vuelta así “Caaaaaaaaaarrrrrrrrllllllaaaaaaaaaaaaaaaa” y seré tuya, Mauro. 

- Caaaaaaaaaarrrrrrrrllllllaaaaaaaaaaaaaaaa – dijo Mauro, y ahora sí, su órgano sexual anduvo de maravillas, se revolcaron en la cama, ella le chupó la pija, el las tetas y la vagina, la penetración fue un espectáculo, con movimientos y revolcadas salvajes, aunque parecía que ella tenía mucha más potencia sexual que el, casi como si fuera Carla lo violara a Mauro, un desenfreno digno de una revista dinamarquesa.

- Me dejaste destrozado, Caaaaaaaaaarrrrrrrrllllllaaaaaaaaaaaaaaaa – le dijo Mauro – ahora me empiezo a acordar algo, vine a coger aca con una rubia y una morocha, pero no pude, mucho whisky y mucha blanca, pero con vos fui un goleador serial.

- Sí, un goleador serial – le dijo Carla, mientras el estaba acostado, totalmente debilitado, y Carla permanecía parada al pie de la cama – y yo, una asesina serial, en un relato que anda por ahí, te asesinaba a balazos, y ese mismo día asesinaba a Darío Benedetto, a Agustín Rossi e intentaba asesinar a Carlos Lampe, todo en medio de la final de 2018. Los Quesoneaba a todos, todos eran Quesoneados.

- No hablemos de esa final ahora, eso me inhibe sexualmente – dijo Mauro - ¿En serio me asesinabas en esa historia? ¿Quesoneados? ¡Qué divertido! ¿A balazos?

- A balazos y te tiraba un Queso – le dijo Carla – como ese Queso que esta en la cama, te llenaba de agujeros como agujeros tiene ese Queso. Vas a morir Quesoneado, Mauro.

Mauro vio el Queso que estaba a su lado y los voluminosos agujeros que tenía, ahora observo de vuelta a Carla, con algo de temor, y vio que esta sostenia un revolver con silenciador, con sus guantes negros.

- La ficción se convierte en realidad, Mauro – le dijo Carla, apuntándolo con el revolver.

- ¡Nooooooooooooooo, Caaaaaaaaaarrrrrrrrllllllaaaaaaaaaaaaaaaa! – fue el gemido de terror de Mauro Zárate.

Lo que siguió fue una lluvia de balazos, Carla descargó las diez balas que tenía aquel revolver, disparándole a la cabeza el primer tiro, y luego en todo el cuerpo los otros nueve balazos, y aunque Mauro ya estaba muerto, con el cuerpo acribillado y ensangrentado, la asesina se tomó el trabajo de cargar nuevamente el arma con otras diez balas, y volvió a dispararle, y lo hizo de nuevo, hasta acribillarlo con treinta balas.

- Queso – dijo Carla Conte en voz alta  – Mauro Zarate – y agarró el Queso que estaba sobre la cama y lo tiró sobre el cadáver del futbolista, la asesina se fue de la escena del crimen con total impunidad, convencida de haber ejecutado un acto de justicia y no un vulgar asesinato, mientras una rubia y una morocha eran buscadas por la policía, acusadas de ser las asesinas de un futbolista tan odiado como conocido, y ahora también, Quesoneado.

Y algunos creían que podía ser un Quesón, pero su destino era ser Quesoneado, y así deberían haberle cantado las hinchas rivales. Colorín colorado, otro Queso se ha tirado.

Comentarios

  1. UN FORRO, MERECE MAS CUENTOS QEUSONES ESTE SORETE, QUE HAGAN UNO COMO EL DE L GANTE Y QUE CARLA CONTE LO AMASIJE DE MIL MANERAS POSIBLES A ESTE COMCHUDO Y PAJAERO DE MIERDA

    ResponderBorrar
  2. es un personaje detestable del futbol, pero como se nota que el autor es de River, pero bueno, esta bien, el elige las víctimas y los relatos y esta esta muy bueno

    ResponderBorrar
  3. apesta a queso Mauro Zarate

    ResponderBorrar
  4. perfecto relato, la triste decadencia de un futbolista decadente

    ResponderBorrar
  5. lo tendrían que haber cortado con sierra eléctrica, y las partes comerselas

    ResponderBorrar
  6. si la asesina fuera de Platense, también le hubiera tirado un calamar, además del queso

    ResponderBorrar
  7. otro relato bien logrado, y había que re escribirlo, la primera versión quedo ahí un poco olvidada, excelente Carla Conte, siempre letal con sus balazos y sus quesos, y eso que viaja por el tiempo, dado que en este relato no lo dice, pero recordemos que fue estrangulada por Carlos Roa

    ResponderBorrar
  8. ¿las Quesonas son todas de River? parece

    ResponderBorrar
  9. ¿Seguirá El asesino de Natalie Weber?
    No tengo nada contra ella. Pero ha pasado que cuando una quesona asesina a un famoso, luego un quesón elimina a su esposa. Y viceversa.

    La actual Carla Conte me gusta tanto como la de 10 años, atrás aunque en televisión aparece más recatada. Pero su personalidad alocada es compatible con ser asesina. Y tiene pára ser peligrosamente seductora.

    ResponderBorrar
  10. No estaría mal más relatos conjuntos con Carla Romanini. Una dupla para conceder el último deseo. con intensidad-.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. no se si funcionan bien los Relatos con dos asesinas, a mí me gustaría uno de Bossio y Delfino, uno ña chava el cuchillo en el pecho, mientras otro le corta el cuello, alguna víctima internacional, que intenta una conspiración contra los Carlos y por supuesta falla, y termina con #Queso

      Borrar
  11. a los de River nunca los quesonean

    ResponderBorrar
  12. "la asesina de Marcos Rojo" es raro que nunca lo escribistes, hasta ahora

    ResponderBorrar
  13. ATENCION
    LOS DE RACING ESTAN JUNTANDO GUITA PARA CONTRATAR A CARLA CONTE Y QUE AMASIJE A TIROS AL CHABÓN QUE ERRO EL PENAL Y LE TIRE UN QUESO

    ResponderBorrar
  14. MAURO ZARATE SE VA DE PLATENSE
    LA TRAGEDIE

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El Asesino de Nicole Neumann

El asesino de Sabrina Pettinato

El asesino de Zaira Nara

El Asesino de Laura Miller

La asesina de Fernando Redondo

La asesina de Luis Scola

Los asesinos de Wanda Nara

El asesino de Valeria Mazza

La Asesina de Andrés Nocioni

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS