El Asesino de Juana Viale


Londres, a principios de 2020. Rara vez la Reina Isabel II de Inglaterra, su majestad reptiliana, suele concurrir al Palacio de Buckingham en estas épocas del año, cuando el frío y la niebla invaden la capital británica. Pero allí estaba, a pesar de su avanzada edad, y aunque parecía que el Palacio se preparaba para recibir una visita importante, digamos al Presidente de los Estados Unidos, la Reina se aprestaba a recibir a una mujer ignota mujer…
- Lady Dumitrescu is here! – le anunciaron a su reptiliana majestad la llegada de su vieja amiga, Lady Dumitrescu, la rumana, noble por matrimonio, no por linaje, nacida en 1892, sobreviviente de las dos guerras mundiales.
- My old friend – dijo la reina al recibir a Lady Dumitrescu, curiosamente no fue Lady Dumitrescu la que se arrodilló para saludar a la reina, sino al revés, la reptiliana se arrodilló y besó el anillo de la rumana.
- Vengo a veros – dijo Lady – porque en Argentina, una dama, cuyo nombre no diré, pero sí dire que es la Señora de los Almuerzos, quiere ser inmortal.
Paul Toombes, maestro del ceremonial de su majestad, actuó como traductor, la Reina escuchó con mucha atención. La Reina habló en inglés, y Toombes tradujo.
- La inmortalidad es un don que no podemos dar, pero sí  podemos lograr que esa señora viva más de ciento cincuenta años y menos de doscientos, tendrá que entregar su sangre para que así sea.


- Perfecto – dijo Dumitrescu – entonces así será. Es una mujer muy ambiciosa, esta dispuesta a todo, hasta a vender a su sangre. Es una mujer muy cruel, tiene una lista con famosos y famosas de todos los ámbitos, el espectáculo, el deporte, la política, todo, cuando muere alguien, los tacha de la lista, dice que por cada muerte vive un año más.
- Que Carlos Ignacio Fernández Lobbe, el Rugbier Queson, el Rugbier Asesino por antonomasia será el Quesón – dijo Paul Toombes.
- You will stay here, I need you near me – le dijo la reptiliana a Dumitrescu (Tu te quedarás aca, te necesito cerca mío).
- So it will be, her majesty (Así será, su majestad).
Pocas horas después que en Londres ocurriera esto, ocurrieron los acontecimientos que relataremos a continuación. 


Era una mañana de densa niebla en José Ignacio (Maldonado, Uruguay), una niebla nunca vista, un fenómeno muy poco habitual, Juana Viale, no veía ni siquiera lo que había enfrente de la lujosa residencia donde vivía. Se estaba despertando aquella mañana, recién levantada vio por la ventana, que un camión se detenía en la puerta. Era un camión jaula, como los que se usan para llevar a los caballos al Hipodromo.
- Que raro – pensó Viale.
Tocaron la puerta. Juana Viale no se inmutó, espero que las sirvientas se encargaran de abrir la puerta, pero las sirvientas no asistieron…
- ¡Ruperta! ¡Felipa! ¡Estan tocando la puerta! – dijo Juana Viale – Maldita sea estas vagas de mierda, deben estar durmiendo, hijas de puta, bueno, les voy a abrir la puerta.
A Juana no le quedó otra que ir a abrir la puerta, y cuando lo hizo no podía creer lo que estaba viendo, abrió los ojos como si le saltaran, ante ella había una mujer rubia, nazi, con uniforme de las SS, escoltada por otras dos agentes de las SS.


- ¡Esto es una pesadilla! – dijo Juana Viale - ¡Debo estar dormida! – se frotó los ojos pero las nazis seguían asi - ¡Sáquense los disfraces!
- Sieg Heil – dijo la nazi principal, que era Fraulein Astrid Breitner – señora Juana Viale Del Carril tendrá que acompañarnos, deberá pagar por los crímenes y asesinatos que usted cometió en Malparida.
- Pero eso es una ficción, era un personaje – dijo aterrorizada Juana Viale.
- Nehmen Sie daran teil und bringen Sie es zum Käfigwagen (atenla y llevenla al camión jaula) – les dijo Breitner a las oficiales Rummenigge y Maier.
Las otras dos nazis rodearon a Juana Viale, le aplicaron un soporífero con una jeringa, la ataron y la llevaron al camión jaula. Dicen que en el largo viaje desde José Ignacio al lugar de destino, las dos nazis le llevaron a cabo toda clase de torturas lésbicas a Juana Viale, pero como esta dormía, ni se enteró. Las nazis no llevaron a Juana Viale a la Unidad Penal Charlotte Corday, en el norte de Corrientes, sino que la dejaron en el casco de una estancia, la estancia “Los Carlos”, en la Provincia de Buenos Aires, donde confluyen los ríos Salado y Samborombón.


- Deberíamos llevarla con nosotras a la Charlotte – dijo Rummenigge.
- No – dijo Breitner – a mí también me gustaría, pero debemos cumplir ordenes, vienen de su mismísima majestad reptiliana, por eso yo misma me encargué del operativo.
- Ahí viene el cheto – dijo Rummenigge – los rugbiers asesinos están de moda.
En efecto, Carlos Ignacio Fernández Lobbe, llegó a la Estancia Los Carlos, dicen que acudió al lugar porque la mismísima majestad reptiliana lo llamó y le dijo:
- Juana Viale. Queso.
- Achtung Panzer! – dijo Breitner y las nazis, con bronca, se fueron.
Juana Viale se despertó y se vio en una inmensa habitación, rodeada de fotos de mujeres, todas asesinadas, quesoneadas, como por ejemplo Viviana Canosa, Soledad Solaro, Andrea Frigerio, Daniela Cardone, Pamela David, Coki Ramírez, Dolores Barreiro, María Vazquez, Ursula Vargues, Verónica Varano, Mariana Arias, Claudia Albertario, Gisela Barreto, Julieta Díaz, Karen Reichardt, Daniela Urzi, Carolina Peleritti, Viviana Saccone… y en unas mesas, enormes Quesos, Quesos gigantescos…
Mientras Juana Viale se despertaba, uno de esos Quesos voló por los aires, y cayó encima de ella. 
- ¿Qué es esto? ¿Dónde estoy? ¡Socorro! ¡Auxilio! – gritó desesperada Juana Viale, que se desesperó aún más al ver que estaba atada.
- No grites, no hay nadie, a más de cincuenta kilómetros a la redonda, solo Carlos Ignacio Fernández Lobbe, el Quesón, el asesino, y su víctima, Juana Viale Del Carril. Yo asesiné a todas esas minas, 


- ¡No pueden quesonearme! ¡Hay un pacto con mi abuela!
- Hubo un pacto, pero tu abuela ahora firmó un pacto nuevo, quiere vivir más décadas, siglos tal vez…
- ¡Noooooooooooooooooooooooooooooo! – gritó aterrorizada Juana Viale.
Del rugbier cheto a Juana Viale:
- Andrea Frigero era una top model, fue una buena amante y tuve que matarla. Daniela Cardone, era verdadera dama de la noche y la acuchillé. Me divertí atormentando a Juliesta Díaz, a ella que era talentosa. Imaginá que te voy a hacer a vos. A Soledad Solaro la secuestre y la sometí por días, Viviana Canosa primero probó mi Queso después mi cuchillo estilo Rambo, Pamela David también se llevó mi Queso a la eternidad, y así podría enumerar a cada quesoneada... hasta la eternidad, ¿Que te tocará a vos Juanita?.
- Pago lo que sea – dijo Juana Viale – donó toda la fortuna a la Fundacion Dumitrescu, ¡Piedad, piedad! ¡No me quesonees! ¡Socorro! ¡Auxilio!
- Ja, ja, así te suplicaban las tipos que asesinabas en la Malparida, y vos los asesinabas a sangre fría.
- Pero era una novela, eso era un personaje, no era yo, era ficción.
- Toma otra Queso, ¡Queso! – el rugbier le tiró otro Queso a Juana Viale.
Comenzó así la primera tortura, la más tradicional de todas, la que usan todos los Quesones: el juego de los pies. Carlos puso sus pies encima de Juanita, el olor era impresionante, impresionante, muy fuerte, apestoso, Juana apenas lo podía resistir, Carlos la obligó a olerlos, lamerlos, besarlos y chuparlos, una y otra vez.
Luego de esto, Carlos agarró una pluma, y empezó a hacerle cosquillas a Juana, cosquillas en los pies, en la espalda, en el cuerpo, en el rostro, cosquillas por todos lados, les juro que esta tortura fue aún peor para Juanita que el tema de los pies.


La tercera consistió en un Queso, sí, Carlos tomó un cuchillo, y Juana pensó que la iba a apuñalar, lo cual deseaba pues quería dejar de sufrir, pero Carlos le froto el cuchillo por todo el cuerpo, y finalmente puso un Queso sobre su cuerpo, y lo cortó encima de ella, con furia a veces, con suavidad otras veces, el Queso quedo convertido en cientos, cientos y cientos de cubitos, Carlos los fue comiendo uno a uno, mientras pisaba a Viale, los clavaba con el cuchillo, y se los comía.
Finalizado el juego del Queso y los cubos, porque Carlos se los comió todos, Carlos entonces la dio vuelta a Viale, y la cogió por el culo, esto lejos de ser un sufrimiento para Juanita, fue todo un gozo y una satisfacción, aunque el rugbier es bastante violento, como todos los rugbiers, y se la cogió como si estuviera haciendo un scrum, tras cogerla por atrás, la dio vuelta de nuevo, y se la cogió por adelante, otra vez al estilo Scrum, Juana disfrutó mucho esto, reitero no fue tortura alguna.
- Tengo que reconocer que coges mejor que Gonzalo el Manguera Valenzuela, y mucho mejor que Martin Lousteau, el quesoneado economista.
- Gracias, los Quesones cogemos mejor que todos, y mucho más si nos comparas con esos no Quesones, ja, ja. Me gustaría que desfiles como lo hizo Andrea Frigerio antes de ser asesinada, pero no te voy a desatar, a ver que puedo hacer… ¡Ya sé!
Y otra vez la dio vuelta, y Carlos, empezó a darle patadas en el culo, una tras otra, una tras otra, cada tanto pasaba por la espalda de Juana el cuchillo, amagando con apuñalarla, pero amagaba una y otra vez, hasta que la dio vuelta definitivamente, y entonces ahora sí, puso el cuchillo sobre su pecho.


- Te torturaría eternamente, pero morirías de un paro cardíaco, mejor te apuñaló, porque tu destino es ese, ser apuñalada.
- ¡Nooooooooooooooooooooooooooooo! – gritó espantada Juana Viale – cojamos de vuelta.
- Ya esta Juanita, ya esta, tu sangre debe ser ofrendada para que otra viva eternamente.
Y así fue, que con un golpe seco y muy certero, Carlos le aplicó la primera puñalada, asestándole el cuchillo tipo Rambo hasta el mango, en medio de las tetas. Con esa herida, hubiera bastado para asesinar a Juana Viale, pero el rugbier asesino no se iba a contentar con una única puñalada, y le asestó… ¡Doscientos tres cuchilladas! Una tras otra, heridas en todo el cuerpo, cortes, tajos, muy profundos, la sangre salía de todos lados.
- Queso – dijo entonces Carlos Ignacio Fernández Lobbe mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Juana Viale, apuñalada 203 veces.
Muy cansado, el rugbier se fue a bañar, y ya limpio, como si se retirara de jugar un simple partido de rugby, se retiró con total impunidad de la escena del crimen.
Las Santillanas llegaron al lugar y metieron toda la sangre de Viale, en botellitas, con una pequeña muestra bastaba, dejaron el cuerpo sin sangre, vampirizado totalmente, pero las Santillanas lo agarraron, y no se lo llevaron consigo, lo tiraron, ahí cerca del Río Samborombón, dicen que una manada de ñandúes lo descubrieron y lo picotearon: no dejaron nada, no quedo ni rastro de quien fuera Juana Viale Del Carril.


Dicen que una dama muy anciana, un personaje oscuro, cruel y siniestro, recibió aquellas botellitas con sangre y tras inyectarse gritó:
- ¡Rosas rococó rosadas! ¡Viviré eternamente! ¡Habrá almuerzos hasta el 2100! ¡Los sobreviviré a todos! ¡A todas! ¡Hasta quienes hayan nacido hoy y vivan cien años, estarán muertos y yo viviré! 
Cuando la noticia del asesinato fue confirmada por Lady Dumitrescu, esta en Londres estaba a solas con Paul Toombes, este le preguntó:
- ¿Cómo es que usted, habiendo nacido en 1892, aún esta con nosotros?
- Porque yo también hice lo mismo que la Señora de los Almuerzos, y entregué a mi propia sangre, fue en los turbulentos días de la Segunda Guerra Mundial, ¡Oh, prefiero no hablar más de eso! ¡Quizás ya me este cansando de este mundo y deba partir al más alla! ¡Vivir tanto puede ser un castigo del cielo!
Y llorando, Lady Dumitrescu, se retiró a sus aposentos. ¿Volveremos a tener noticias de Lady Dumitrescu?
Mientras tanto, Carlos Ignacio Fernández Lobbe, continuo su rutina como entrenador de rugby del equipo Ceibos. Le preguntaron como había pasado el fin de semana.
- ¿Hubo asadete, Nachete?
- A mí me gusta el Queso. El Queso. Queso. Queso.
Carlos Ignacio Fernández Lobbe, el rugbier asesino, ayer, hoy y siempre. 


Comentarios

  1. Pobre Lady Dumitrescu, necesita la atención de Sandes. O de algún otro quesón.
    Un mundo con Mirta Legran y sin Lady Dumitrescu sería lamentable, así que hay devolverle el buen ánimo. De paso, se supo su origen.

    Me gusta esa crueldad ejercida. La idea del pacto funcionó bien.

    ResponderBorrar
  2. una metafora de la realidad: mueren los jovenes, viven los viejos, una narración que pinta que personaje oscuro y siniestro es Mirta Legrand, la verdad, muy bueno

    ResponderBorrar
  3. Entonces yo soy un mayordomo de la vieja de Inglaterra? Surprise!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Lo que podrías aprovechar para levantar el ánimo de la Lady, que parece que lo necesita.
      Es algo que podrías pedirle al cronista.

      Borrar
  4. uno de los mejores relatos
    una obra de arte
    la reina es reptiliana
    describen a Legrand como un ser malvado
    Viale es encerrada en una jaula para caballos o sea que es una yegua
    y Fernández Lobbe representa a losr rugbiers asesinos
    una obra maestra del Queso

    ResponderBorrar
  5. hay algo curioso: tanto Celasco como Viale parecen conocer la existencia de los Quesones y se creen impunes lo que demuestra que Legrand y Gimenez entregaron a muchas minas al Queso

    ResponderBorrar
  6. Creo que se ha revelado el origen de Lady Dumitrescu. Y sospecho que entregó a su media hermana, la búlgara Leia, para que fuera asesinada. Y de paso, arrebatarle a Orlok. Por eso la rivalidad, y el pánico de la Lady al verla en La convención de quesones. Tal vez Leia fue revivida, por tener conocimientos de Artes Oscuras, se ha contado que neutralizo un hechizo de la rumana.

    Y sí, debería haber más noticias de nuestra rumana favorita. Orlok, preocupado podría, llamar a los quesones. Para realizar un ritual que le devuelva el deseo de vivir, como recuperó su juventud, su belleza. Por supuestos, los rituales consisten en crímenes quesones. Así que podría darse Los asesinos de las Spices Girls.

    La Lady, en versión modelo rumana, tiene un cierto aire a Angelina Jolie, famosa que se ha cambiado la sangre y ha dormido con un cuchillo bajo la almohada. ¿La actriz de Lara Croft será una pariente de Lady Dumitrescu?

    ResponderBorrar
  7. murió una representanta pública y la vieja suspendió el cumpleaños 93, es increible, todos mueren, menos ella
    https://www.infobae.com/sociedad/2020/02/23/murio-la-reconocida-relacionista-publica-sofia-neiman/

    ResponderBorrar
  8. si los Quesones hubieran asesinado a todas estas minas, estaríamos salvados como sociedad

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral