viernes, 15 de julio de 2016

El Queso Gay en la estación de servicio


Era una apacible tarde de primavera, en esos lugares donde nunca pasa nada, Ramira y Anastasia, las dos empleadas de un local de comidas rápidas ubicado al costado de la ruta, donde se encontraba la gasolinería, charlaban estupideces sabiendo que quizás ningún cliente llegaría por un par de horas…
Pero en ese momento, un auto se detuvo, y del mismo bajó una mujer de cabellos castaños, de unos treinta y pico de años, muy bien vestida, con un portafolios, e ingresó al local…
-         Buenas tardes – dijo Anastasia…
-         Buenas tardes – contestó la mujer visiblemente preocupada o alterada, dando la sensación como si alguien la estuviera persiguiendo – por favor… ¿Dónde están los baños?
-         Al fondo, a la derecha…
La mujer, a la que llamaremos Mariana, se dirigió entonces al baño, las dos chicas se vieron unas a otras como preguntándose, ¿Quién está mina?...
Al rato, Mariana estaba sentada sin dejar un portafolios que siempre estaba al lado suyo, consumiendo alguna comida y bebida en el local…
En ese momento ingresó al local Feliciana, una chica pueblerina que siempre solía concurrir a esa hora…
-         ¿Cómo andan, Anastasia y Ramira?


Feliciana se quedó un rato hablando con las dos chicas del local, y luego se dirigió la baño…
Mientras Feliciana estaba en el baño, ingresó al local un hombre alto, vestido de gris oscuro, con guantes negros que le cubrían las manos que le daban un aspecto de asesino a sueldo, las dos chicas lo contemplaron asustadas…
-         Buenas tardes señor, ¿Se le ofrece algo? – preguntó Anastasia.
-         Buenas tardes soy Carlos Melia, el Queso Gay – dijo el hombre…
Mariana se aterrorizó al ver a Carlos Melia, un conocido asesino a sueldo especialista en asesinar mujeres, lo llamaban el “Queso Gay” porque era gay y solía arrojar un Queso sobre los cadáveres de sus víctimas…
que en forma muy rápida, sacó una pistola, una Walter PP con silenciador, apuntó hacia Mariana, disparó y la asesinó de un disparo de un frente.


Aterrorizadas y asombradas, tanto Anastasia como Ramira contemplaron la escena.
Muy rápidamente, Melia se dio vuelta, apuntó hacia Ramira, y la ejecutó de la misma manera… en fracción de segundos, un tercer disparo dio cuenta de Anastasia…
Sacó de entre sus pertenencias tres Quesos, tiró uno sobre el cadáver de Mariana, otro sobre el de Anastasia y el tercero, sobre el de Ramira.
-         Queso, Queso, Queso – dijo en voz alta mientras tiraba los Quesos sobre los cadáveres de cada una de las víctimas.
Carlos Melia creyó que su tarea estaba cumplida, pero tenía la sospecha de que alguien más estaba en el local, entonces se dirigió hacia el baño de mujeres…
Todo en cuestión de segundos, el asesino abrió las puertas del baño y se encontró con Feliciana, la chica a la que debía ejecutar…
La mujer lo contempló aterrorizada pero nada pudo hacer, Carlos Melia le dirigió una mirada que solo los asesinos pueden realizar, y disparó un balazo ejecutándola de inmediato.
-         Queso – dijo en voz alta mientras tiraba un Queso sobre el cadáver de Feliciana.
Carlos Melia se fue del lugar mientras lo hacía pensó…
-         Menos mal que traje cuatro Quesos…
Y añadió:
-         Ja, ja, ja, parece una salsa, cuatro Quesos…

Se fue del lugar con la satisfacción del deber cumplido, el deber de un sanguinario, cruel e implacable sicario especialista en ejecutar mujeres…


2 comentarios:

  1. la historia es un mamarracho, pero el título "el Queso Gay" esta güeno

    ResponderEliminar
  2. el Queso Gay... es el terror de las mujeres

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...