sábado, 25 de junio de 2016

Carlos “el Chino” Luna en una noche de luna llena


Cuenta la leyenda que una noche de verano o quizás todavía de primavera, en algún lugar del Conurbano Bonaerense, Carlos “el Chino” Luna observó el cielo, vió la luna llena y dijo en voz alta:
“Soy la estrella de Tigre, ¿Y qué?”
Observando las estrellas, sobre todo la gran constelación de Orión, el “Chino” Luna reflexionó otra vez en voz alta…
“Otra vez este instinto criminal, siempre en noches de luna llena, ¿Porqué será que tengo ganas de asesinar a una mujer?”.
Carlos Luna recordó que en otras ocasiones, también en noches de luna llena, había sentido ese instinto criminal que no podía frenar ni parar…
“Fueron dos o tres, no, ni dos ni tres, fueron cuatro, ahora las recuerdo… Magalí Paez, Belen Loze, Natasha Pecko, Romina Zariello, a todas las acribillé a balazos y les tiré un Queso”.
“Me gustaría no volverlo a hacer, pero no lo puedo evitar” dijo Carlos en voz alta como si estuviera hablando con alguien pero nadie había a su alrededor “me llamo Carlos, soy un Quesón, me gusta el Queso, y desde que probé ese Queso, hago estas cosas…”
“¿Qué puedo hacer ahora?” reflexionó Carlos “el Chino” Luna “pues volverlo a hacer, solo es cuestión de elegir quien será mi quinta víctima”.


Carlos “el Chino” Luna se metió en el auto, se vistió de negro, con guantes agarró el revolver largo calibre 45, le puso el silenciador, lo cargó de diez balas, y lo guardó. Luego guardó el Queso, un gran Queso, de esos Quesos Pategras, con cascara roja y muchos agujeros…
Comenzó a manejar en algún lugar del conurbano… 
“¿Una víctima al azar” pensó el “Chino” Luna “Podría ser, bah, todo puede ser en esta noche de luna para Carlos el Chino Luna”.
Se paró en una cuadra cualquiera, se bajó del auto, y armado con el revolver y el Queso, Carlos se escondió detrás de un árbol…
“Alguien pasará, ya veremos” sentenció el futbolista de Tigre.
Y efectivamente, una chica, Andrea Mendez, bien style conurbano, pasó al azar, en una broma macabra del destino…
Carlos el “Chino” Luna le interceptó el paso, le apuntó con el arma, y la chica se aterrorizó al ver frente a ella al Chino Luna con un revolver en la mano…
“Esto no es un asalto” dijo Carlos el Chino Luna “es un asesinato” y disparó seis balazos…
Obviamente, la chica cayó muerta… el futbolista tomó el Queso, un gran Queso Pategras, de cáscara roja, con grandes agujeros, y lo tiró sobre su víctima diciendo en voz alta:
“Queso”.
Carlos el Chino Luna abandonó el lugar con total impunidad. Al día siguiente los medios hablaban de un nuevo asesinato de “el Quesón” como llamaban a este criminal extrañó que asesinaba a balazos a mujeres al azar en el conurbano… el Chino Luna solo se preguntaba…
“¿Quién será mi próxima víctima, la sexta? Deberemos esperar a otra noche de luna llena”.


1 comentario:

  1. carlos el chino luna en una noche de luna ¿? y la luna es de queso, no?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...