domingo, 1 de mayo de 2016

El Karma de Ravelia capítulo 14




Así fue como Ravelia se tomó vacaciones. Pensaba partir hacia el interior del país, pero antes Ravelia se dirigió al mercado negro de las armas...

-         ¿Necesita un arma? – le preguntó un muchacho morocho al que todos llamaban “Carlos Tevez”.
-         Sí, con silenciador y por lo menos, una docena de balas.
-         Eso es muy caro. Le va a salir por lo menos seiscientos dólares. Por menos...
-         ¿Seiscientos? Te pagaré setecientos... ¿Cuándo tendré eso?
-         Muy bien. Mañana en la plaza de la estación...
-         Es un lugar muy concurrido. Quiero discreción, señor Tevez...
-         Hay un estacionamiento abandonado al costado de la estación de Market Garden, ese es un buen lugar. A las nueve.


A las nueve estaba Ravelia en el lugar, y apareció Carlos Tevez. Nadie había a su alrededor, el joven morocho le entregó el arma, el silenciador y las balas.
-         Perfecto, Carlitos – le dijo Ravelia – aca tenés los setecientos dolares...
La mujer le dio el dinero a Carlitos, que comenzó a contarlo, de repente, el le dijo:
-         Nena, me estas cagando, aca no hay setecientos dolares, hay quinientos, además me parece que son falsos...
-         ¿Te parece? – le dijo Ravelia. La chica apuntó con el revolver a Carlitos y este le dijo:
-         ¿Qué haces loca? ¡Si no tiene balas!
-         Mientras contabas el dinero, boludo, le puse las balas, y el silenciador.
Ravelia apuntó a Tevez y ya no hubo más palabras. Solo dos balazos, que nadie escuchó al usarse el silenciador. Uno impacto en la cabeza del muchacho, el otro en su cuello. Cayó muerto de inmediato, mientras Ravelia huyó del lugar con...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...