domingo, 20 de marzo de 2016

La asesina de Charles Walrant


“Charles, totalmente desnudo, estaba acostado con sus dos enormes pies sobresaliendo de la cama, cuando le dijo a Valeria:
-         I am waiting for you, Valeria (Estoy esperando por tí, Valeria).
Valeria se acercó, también desnuda, aunque con un par de guantes de color blanco que le cubrían las manos, y al pie de la cama le dijo a Charles:
-         I love you Charles (Te amo Charles).
Al costado de la cama había dos grandes hormas de Queso Gruyere, Charles acercó sus pies a Valeria, que empezó a chuparselos, lamerlos, besarlos y olerlos, una y otra vez. Los pies de Charles eran realmente grandes, calzaba cuarenta y cinco, y tenían un profundo e intenso olor a Queso.
-         I love your feet, Charles (Amo tus pies Charles) – le dijo Valeria a Charles mientras olía los pies.
-         Show me now your beauty female feet, Valeria (Muestrame ahora tus bellos pies femeninos, Valeria) – fue la respuesta de Charles.



La chica entonces puso sus pies sobre la cara de Charles, que los empezó a oler, lamer y besar, una y otra vez. Los pies de Valeria no olían a Queso, como los de Charles, tenían una agradable fragancia a perfume francés.
Cuando terminó, Valeria tomó un enorme cuchillo, ante la mirada asombrada y asustada de Charles, pero Valeria sonrío y le dijo:
-         Do not be afraid, Charles, cut cheese with this knife (No tengas miedo, Charles, cortaré el Queso con este cuchillo).
Valeria comenzó a cortar el Queso y empezó a esparcir cubos de Queso sobre el cuerpo de Charles. Entonces tirada sobre el cuerpo de Charles, comenzó a comer los cubos de Queso. A Charles esto le fascinó y sintió un intenso goce sexual, pero en un momento de distracción, Valeria tomó nuevamente el cuchillo y le dijo a Charles:
-         Charles now so I will kill you (Ahora sí, Charles, te asesinaré).
Valeria entonces descargó toda su furia asesina sobre Charles, apuñalando en forma salvaje, clavándole el cuchillo una y otra vez, hasta darle más de setenta puñaladas.


Cuando terminó de asesinarlo, la asesina tomó el otro Queso y lo tiró sobre el cadáver de su marido, diciendo en voz alta, en castellano:
-         Queso.”

(Fragmento de “La Quesona, una asesina de hombres”, capítulo 2 “Charles Walrant”, novela original de Carlos Queson)




1 comentario:

  1. el cadaver de Charles Walrant quedo con más agujeros que una colección de quesos gruyere

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...