domingo, 20 de marzo de 2016

La asesina de Charles Jennings


"El partido de fútbol entre Rojos y Azules se estaba desarrollando con normalidad, mientras Charles Jennings indicaba desde su cabina los goles de uno y otro equipo. Ocurrió en ese momento, que el equipo Rojo marcó el gol que le daba al partido un resultado parcial de 5-4, Charles se apresuró a poner el resultado en el marcador. Distraído, no se dio cuenta que una mujer ingresó a la cabina. 
La mujer era Valeria y llevaba una daga en sus manos. Sin mediar palabra alguna, en forma sigilosa y sin que Charles la advirtiera, la chica, daga en mano, se acercó a donde estaba el muchacho. Entonces, Valeria levantó la daga y lo apuñaló en la espalda. El muchacho quedó muerto casi de inmediato, sin poder reaccionar al no advertir la presencia de su asesina. La chica sacó rapidamente de su cartera un Queso y lo dejó sobre la mesa.
- Queso – dijo entonces en voz alta, abandonando rapidamente la casilla, sin que nadie la viera y la advirtiera.
Al ser asesinado, Charles Jennings se desplomó sobre la mesa, y así alteró el marcador, que del 5-4 se alteró hasta señalar un 10-10.
Los jugadores de los equipos rojos y azules vieron la escena, y detuvieron el partido, Pufrock y Hastings ingresaron entonces a la cabina y encontraron asesinado a Charles.
Al contemplar la escena, Pufrock gritó:
- ¡Está muerto! ¡Lo han asesinado! ¡Tiene un puñal clavado en la espalda!

(Fragmento de “La Quesona, una asesina de hombres”, capítulo 4 “Charles Jennings”, novela original de Carlos Queson)




1 comentario:

  1. este es un fragmento de una historias más larga?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...