domingo, 13 de diciembre de 2015

Carlos Luna, el Chino en la fiesta de disfraces


En una isla del Tigre, una chica participaba de una fiesta de disfraces para más de trescientos invitados. Su nombre era Karen y en medio de la diversión, comenzó a bailar con alguien disfrazado de guerrero ninja.
- ¿Cómo te llamas, ninja?
- Dime cual es tu nombre y dime cual es el tuyo.
- Karen.
- Yo soy Carlos, pero todos me dicen “el Chino”.
- Hay un jugador de fútbol de Tigre al que le dicen “Chino”, Carlos Luna...
- Claro, soy yo...
- Mentira
- Ninguna mentira... vení vamos a los reservados.
Fueron a un lugar apartado, donde nadie los veía. En el lugar había una mesa en cuya superficie se observaban una ametralladora y un gran Queso. El “guerrero ninja” se sacó entonces la careta y le dijo a la chica:
- ¿Y ahora? ¿Soy o no soy Carlos Luna?
- No lo puedo creer, vos sos un gran jugador. Idolo matador.
- Pero también puedo ser tan gran asesino como gran jugador, por eso me disfracé de “guerrero ninja”, no fue casualidad.
- ¿Asesino?
- Sí, asesino.
La chica se sorprendió cuando Carlos “el Chino” Luna se colocó frente a ella, y tomó una ametralladora con silenciador, apuntándola le dijo:
- Lo siento, pero debe asesinarte.
Después de esas palabras, el “Chino” Luna descargó una lluvia de balas sobre la inocente chica. Cuando terminó, agarró el Queso, y lo tiró sobre el cadáver de su víctima, diciendo en voz alta:
- Queso.
Carlos Luna volvió a la fiesta, satisfecho por haber saciado su sed de asesino Queson...



1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...