domingo, 13 de diciembre de 2015

Carlos Izquierdoz, el Cali en la fiesta de disfraces


Una fiesta de disfraces con más de trescientos invitados se estaba desarrollando en el club Lanús. A Ayelén, una de las chicas asistentes disfrazada de aldeana piamontesa, le llamó la atención uno de los disfrazados, muy alto y patón, vestido con la careta y la ropa del asesino de las películas de Scream. Se acercó a él, y este le dijo:
- ¿Bailamos?
- Bailemos.
Bailaron un largo rato, finalmente la chica le preguntó al joven:
- ¿Cómo te llamas, Scream?
- Dime cual es tu nombre y dime cual es el tuyo.
- Me llamo Ayelén.
- Yo soy Carlos, pero todos me dicen “el Cali”.
- Hay un jugador de fútbol de Lanús al que le dicen “Cali”, Carlos Izquierdoz...
- Claro, soy yo...
- Mentira
- Ninguna mentira... vení vamos a los reservados.
Fueron a un lugar apartado, donde nadie los veía, y “Scream” se sacó la careta y le dijo a la chica:
- ¿Y ahora? ¿Soy o no soy Carlos Izquierdoz?
- No lo puedo creer, vos sos un gran jugador. Idolo granate.
- Pero también puedo ser tan gran asesino como gran jugador, por eso me disfracé de “Scream”, no fue casualidad.
- ¿Asesino?
- Sí, asesino.
En ese momento, Carlos Izquierdoz extrajó un gigantesco cuchillo de entre sus pertenencias, y sin mediar palabra alguna, y sabiendo que nadie los observaba, apuñaló salvajemente a la chica. Cuanto terminó, sacó un gran Queso y lo tiró sobre su víctima diciendo en voz alta:
- Queso.
Carlos Izquierdoz volvió a la fiesta, satisfecho por haber saciado su sed de asesino Queson...



2 comentarios:

  1. una broma de muy mal gusto para el Cali Izquierdoz

    ResponderEliminar
  2. NI HABLAR LO QUE TU DIGAS TRAIS PUÑAL VALEDOR

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...