domingo, 13 de diciembre de 2015

Carlos Ignacio Fernandez Lobbe, the Big Cheese Rugbier


El partido de rugby había finalizado. Carlos Ignacio Fernández Lobbe regresó a su casa, contento por la victoria, pero deprimido al no estar su familia, de viaje por el norte de Inglaterra y Escocia. El rugbier entonces comenzó a comer Queso, y mientras lo hacía, tirado en una silla con sus enormes pies apoyados sobre la mes pensó en voz alta:
- Estoy aburrido – dijo - ¿Qué puedo hacer? - Siguió comiendo el Queso - ¡Ya sé! ¡Cometeré un asesinato!
Se dirigió entonces a la habitación y se vistió totalmente de negro, incluyendo chaqueta, polera, guantes y un gorro en la cabeza. Agarró un enorme cuchillo similar a las que usa Rambo, esos de caza y dentados. Fue al auto y pusó allí también un enorme Queso Gruyere, de un tamaño realmente gigantesco.
- Soy como un cazador que sale a buscar a su presa – pensó Fernández Lobbe.
Era la noche de Londres, y Carlos Ignacio Fernández Lobbe iba manejando tranquilamente por alguna calle lateral al Hyde Park, del lado sur, cerca de la zona de Knitghtsbridge.
Una chica rubia pasó por el lugar, el rugbier acercó su auto, se bajó y se acercó hacia ella, y le dijo:
- As you charge me, baby?
- I'm not a bitch, I'm a student.
- I give a fuck.
El rugbier entonces sacó el cuchillo de entre sus pertenencias y apuñaló salvajemente a la chica en plena calle de Londres. Nadie pasaba en esas horas por aquella calle que rodeaba  al Hyde Park. Le dio como treinta o cuarenta puñaladas. Cuando terminó, Carlos Ignacio Fernández Lobbe le tiró el Queso.
- Queso – dijo en voz alta, en nuestra lengua castellana.
Y se fue del lugar. En las semanas siguientes ocurrieron otros casos en Londres. Chicas apuñaladas en la vía pública con Quesos tirados sobre su cadáver. Un segundo cerca de la Baker Street. Un tercero, a apenas una cuadra del Temple. Un cuarto, en las inmediaciones de Paddington. Un quinto, a metros de Victoria Station. Y así una lista interminable...
En las semanas y meses siguiente todas las noticias en Inglaterra hablaban del regreso de Jack el destripador, pero Carlos Ignacio Fernández Lobbe se encargó de aclarar con nuevos y sangrientos crímenes, y el envío de Quesos por correo a Scotland Yard, que esta era la era de “Nacho, the cheese rugbier”.


2 comentarios:

  1. nacho fernandez lobbe... el jack del destripador del siglo XIX

    ResponderEliminar
  2. MALISIMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...