domingo, 13 de diciembre de 2015

Carlos Charlie Reich y el crimen de la boutique


- Voy al banco antes de que cierre te quedas a cargo del negocio hasta que vuelva – le dijo la señora Graham a Andrea, una joven empleada de una prestigiosa boutique de la calle Trafalgar.
La chica quedó entonces a cargo del local. Faltaban poco menos de diez minutos para las dos de la tarde, el horario del cierre hasta la reapertura a las cinco, cuando ingresó un hombre de unos treinta años, alto, patón, elegantemente vestido de negro, incluyendo unos guantes negros que le cubrían las manos.
- Buenas tardes, señor, ¿Qué se le ofrece?
- Buenas tardes, Andrea – fue la respuesta del joven.
Andrea levantó la vista y reconoció al hombre, exclamando:
- ¡Charlie!
Carlos Alberto Reich (tal el nombre completo del joven), el modelo “Charlie Reich” para el mundo de las grandes marcas, no respondió nada, solo saco un arma con silenciador de entre sus pertenencias y apuntó a la chica.


- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el primer disparo, que impactó en el pecho de la chica.
- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el segundo disparo, que impactó en el estomago de la chica.
- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el tercer disparo, que impactó en el abdomen de la chica.
- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el cuarto disparo, que impactó en el cabeza de la chica.
- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el quinto disparo, que impactó otra vez en el pecho de la chica.
- Queso – dijo Charlie Reich en voz alta y efectuó el sexto disparo, que impactó otra vez en la cabeza de la chica.
Todo esto ocurrió en fracción de segundos, cuando terminó el asesino sacó un Queso de sus pertenencias y lo tiró sobre el cadáver de la chica.
- Queso – volvió a decir en voz alta.
Charlie Reich se fue muy tranquilo, sabiendo que apenas eran las dos de la tarde. Iba a comerse un Queso y a dormir una siesta. Recién a las siete debía estar presente en la presentación de la mega colección de Louis Vutton.




1 comentario:

  1. excelente el relato de este asesinato me imagino al asesino disparando y diciendo Queso Queso Queso, gracioso y siniestro a la vez, je, je

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...