domingo, 17 de mayo de 2015

Carlos Lechuga Roa, estrangulador


Esa noche, una fría noche de invierno con temperaturas inferiores a los cinco grados, una prostituta de nombre Verónica comenzaba a realizar su ronda en una zona cercana del puerto. Un hombre muy alto y patón, vestido con un sobretodo oscuro, sombrero de ala ancha y guantes negros se acercó. Era Carlos “Lechuga” Roa, el legendario ex arquero de Lanús, Racing, el Mallorca y la selección argentina.
-         Hola nena – le dijo Carlos Roa a la prostituta - ¿Cuánto me cobrás?
-         Depende, lindo, depende.
-         ¿De que depende?
-         De tu nombre, lindo, decime como te llamas y te dire cuanto te cobro.
-         Carlos, me llamo Carlos. Carlos Angel Roa, para ser más exacto. Pero me dicen “Lechuga”.
-         “Lechuga”, ja, ja, que gracioso, ¿Porqué te dicen de esa manera?
-         Jugué al fútbol muchos años. Mis compañeros me pusieron ese mote porque soy vegetariano. Pero con el correr de los años, deje también de comer vegetales.
-         ¿Y ahora de que te alimentas, Carlos?
-         Queso, solo como Queso. No como otra cosa.
-         ¿Y como es una persona que solo se alimenta de Queso?
-         Un Queson como yo. No sabes el olor a Queso que tengo en los pies. ¿Lo queres probar? Dale, decime cuanto me cobras y te sacas las dudas.
-         Cien Kicillofs por una hora, ¿Te parece bien?
-         Un poco caro. En mi barrio la mejor prostituta cobra setenta Kicillofs. Pero no importa, te los pago, me parece que vale la pena.


Rato después, Carlos “Lechuga” Roa se desnudó (solo quedo con los guantes negros en sus manos) y se tiró en la cama junto a la prostituta. Pero en vez de tener sexo, el ex arquero de Lanús le puso a la meretriz sus enormes pies sobre la cara, primero el derecho, después el izquierdo.
-         ¡Qué olor a Queso! ¡Apestan tus pies!
-         Y esto no es nada, nena – le contestó Carlos “Lechuga” Roa – ahora empieza a diversión.
Tuvieron sexo pero cuando terminaron, y Carlos “Lechuga” Roa amagó con levantase de la cama, se tiró encima de la prostituta, le puso las manos (con sus guantes negros) en el cuello y empezó a estrangularla. La chica intentó defenderse pero nada pudo hacer ante la furia criminal de Carlos “Lechuga” Roa. Cuando el estrangulador finalizó su tarea, abrió el maletín que llevaba, sacó un enorme y gigantesco Queso, y lo tiró sobre el cadáver, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Y abandonó el lugar.

1 comentario:

  1. No se si Carlos Roa es un estrangulador o no, pero esa foto con los pies esta buenisima, uno ve la foto y huele el Queso en esos pies!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...