domingo, 17 de mayo de 2015

Carlos Izquierdoz, Carlos Luna y Carlos Quintana en otra noche de crímenes


Sin saber la suerte que estaban corriendo sus compañeras, tres prostitutas llamadas Selma, Tiziana y Laurencia esperaban algún cliente. Tres futbolistas altos, patones y con olor a Queso se acercaron hacia ellas. Eran Carlos “el Cali” Izquierdoz, de Lanús; Carlos “el Chino” Luna, de Tigre y Carlos “el Hacha” Quintana, de Huracán.
-         Buenas noches, chicas – dijo Carlos “el Hacha” Quintana – mis amigos y yo queremos saber cuanto nos cobran por tener sexo con ustedes.
-         Depende muchachos – le contestó Selma – díganme sus nombres.
-         ¿Las tarifas varían según el nombre? – preguntó Carlos “el Chino” Luna.
-         En ese caso nos van a cobrar lo mismo a los tres – acotó Carlos “el Cali” Izquierdoz – Yo me llamo Carlos, el se llama Carlos y el se llama Carlos.
-         Bueno, los tres Carlos – dijo Tiziana – que lindo muchachos, cien Kicillofs a cada uno.
-         ¿Agarramos viaje? – preguntó Carlos “el Chino” Luna.
-         Cien Kicillofs equivale a quinientos Bachellets, trescientos Maduros, diez Berlusconis y veinte Rajoys. Un precio razonable – manifestó Carlos “el Cali” Izquierdoz.
-         Yo me quedo con vos – le dijo Carlos “el Hacha” Quintana a Selma.
-         ¿Vos Chino preferís a alguien? Me da igual – le dijo Carlos “el Cali” Izquierdoz a Carlos “el Chino” Luna.
-         Elegí vos, Cali – fue la respuesta de Carlos “el Chino” Luna.
-         Bueno, me quedo con ella – respondió Carlos “el Cali” Izquierdoz en referencia a Tiziana.
Así ocurrió que los tres futbolistas se fueron con las tres prostitutas. Al parecer, y según ellos mismos me han contado, disfrutaron mucho con el sexo que tuvieron.
Cuando terminaron, Carlos “el Hacha” Quintana le dijo a Selma:
-         Nunca la pase tan bien.
-         ¿En serio?
-         No solo te voy a pagar lo que convinimos, además te voy a dar de probar una bebida que llevó en mi maletín.
Así ocurrió que Carlos “el Hacha” Quintana se vistió y sacó de su maletín la botella de cognac con una copa. Se acercó entonces a la prostituta y la convidó con un cognac bien añejo. Mientras la prostituta estaba tomando el cognac, Carlos “el Hacha” Quintana sacó un hacha del maletín y se acercó hacia la chica que le daba la espalda y no lo veía. Sin más contemplaciones, la asesinó a hachazos.
Cuando Carlos “el Hacha” Quintana finalizó su tarea, abrió el maletín que llevaba, sacó un enorme y gigantesco Queso, y lo tiró sobre el cadáver, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Y abandonó el lugar.




Por su parte, Carlos “el Chino” Luna también finalizó su relación con la prostituta. Cuando se vistió y parecía irse, abrió el maletín, pero en vez de sacar el dinero, extrajó de la misma una ametralladora UZI con silenciador, y sin decir palabra alguna, se acercó hacia la cama, donde aún estaba la prostituta, apuntó hacia la chica, que lo contemplaba horrorizada y disparó varias veces.
Cuando Carlos “el Chino” Luna finalizó su tarea, abrió el maletín que llevaba, sacó un enorme y gigantesco Queso, y lo tiró sobre el cadáver, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Y abandonó el lugar.
Mientras tanto, cuando Carlos “el Cali” Izquierdoz finalizó su acto sexual con la prostituta, le dijo a la chica:
-         No pensé que la iba a pasar tan bien. Pero falta lo mejor.
-         ¿Y qué es lo mejor, Cali?
-         Esto – fue la respuesta de Carlos “el Cali” Izquierdoz, que sacó un gigantesco puñal vaya uno a saber de donde y apuñaló salvajemente a la chica. Según el informe forense fueron sesenta y dos puñaladas, pero Carlos “el Cali” Izquierdoz me dijo que fueron más de ochenta cuchillazos.
Cuando Carlos “el Cali” Izquierdoz finalizó su tarea, abrió el maletín que llevaba, sacó un enorme y gigantesco Queso, y lo tiró sobre el cadáver, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Y abandonó el lugar.



Al día siguiente de estos sucesos, Carlos Calvo se reunió con Madame Cecille Dufrenoy y le comentó lo acontecido. Dufrenoy entonces le dijo:
Assurez votre tâche bien fait Carlos, vous avez gagné un cadeau de fromage (Haz cumplido bien tu tarea Carlos, te has ganado un Queso de regalo).


1 comentario:

  1. estos tres chabones como futbolistas no valen cinco guitas, pero se ve que son buenos asesinos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...