lunes, 25 de mayo de 2015

El séptimo Queso de Carlos Gonella



Erase una vez un abogado muy prestigioso experto en derechos humanos y esas cosas cuyo nombre era Carlos Gonella. Al cumplir los cuarenta años de edad, Carlos resolvió organizar una fiesta a todo trapo con más de trescientos invitados. La ocasión sería aprovechada por Gonella para anunciar su matrimonio con Anne Marie Leclerc, una chica francesa que había conocido en su último viaje a Europa.
En algún momento de la fiesta, una mujer muy vieja y vestida al modo del siglo XIX, se acercó hacia Anne Marie y le dijo:
- ¿Sos la novia de Carlos, mi sobrino, verdad? Soy la tía Filistaura. ¿Conocés la verdadera historia de tu novio?
- Me contó que enviudo hace tres años. Su esposa falleció tras sufrir un cancer muy largo y doloroso.
- Te mintió. Su última esposa no murió de esa manera. Fue asesinada. Apareció muerta en su cama con un cuchillo clavado en el corazón. Al lado del cadáver, el asesino tiró un enorme Queso.
- ¿En serio? ¿Quién la asesinó?
- Carlos Gonella, ¿Quién sino? Lo mismo que a las otras cinco esposas anterioras. Todas asesinadas de la misma manera, con un cuchillo clavado en el corazón y un Queso encima del cadáver. Le gusta asesinar chicas ricas, a las que hereda y con eso fue construyendo su fortuna. Es un Queson. Pertenece a la secta de los Carlos asesinos matamujeres y tiraquesos...
- Todo eso es mentira...
- Ojala fuese mentira... vos sos su séptima víctima.
- No dan los tiempos, tiene cuarenta años, no pudo haberse casado seis veces antes...
- ¿No dan los tiempos? Estamos en 2015. Sus matrimonios anteriores fueron en 1998, 2001, 2004, 2007, 2010 y 2013. A vos te va a asesinar en 2016...
La chica bajó la vista y cuando la levantó, la tía Filistaura había desaparecido. Anne Marie vio a un lado y hacia otro, y frente a ella estaba Carlos, su novio, que era muy alto, patón y apuesto, y siempre vestía de color negro en forma sobria y elegante.
- Vení Anne Marie, llegó la hora del gran anuncio.
Carlos llevó a su novia a la mesa principal y tomó un enorme cuchillo. La chica se asustó al ver a Carlos con el cuchillo, pero este cortó la torta y dijo con voz muy fuerte:
- Les anunció mi casamiento con mi novia, Anne Marie Leclerc.
Todos los asistentes aplaudieron. La fiesta prosiguió, aunque la chica no pudo olvidarse las misteriosas palabras que la tía Filistaura le había dicho durante la fiesta...
Pasaron algunos días, Anne Marie no sabía si aquel dialogo había sido realidad, imaginación o sueño. Lo cierto es que una noche, Carlos con guantes negros tomó un enorme y largo cuchillo, y la chica horrorizada se arrodilló y comenzó a suplicar:
- ¡No me mates, Carlos! ¡No me mates!
- ¿Estas loca? Es para cortar el Queso – respondió Carlos – desde la fiesta te veo nerviosa, muy nerviosa...
La chica, algo aliviada, pero todavía asustada, se incorporó del piso y le dijo a Carlos:
- Es que tu tía Filistaura...
- ¿Mi tía Filistaura? Nunca tuve ninguna tía Filistaura. La única Filistaura que recuerdo en mi familia, era una tía de mi abuela, que debe muerto hace setenta u ochenta años...
La chica prefirió no decir nada, comenzó a pensar que había hablado con un fantasma, y como desviando el dialogo, le preguntó a Carlos:
- ¿Tanto te gusta el Queso?
- Si existiese un planeta donde el único alimento fuese el Queso, para mí ese sería el planeta perfecto. Una vida ideal es desayunar con Queso Fresco, almorzar con Queso Parmesano, merendar con Queso Port Salut y cenar con Queso Gruyere. ¿No te parece?


La chica no contestó y se fue a dormir. Carlos, cuchillo en mano, pensó en voz alta:
- Debo acelerar los planes. No tengo alternativa.
Apenas unos minutos después, Carlos Gonella llegó al dormitorio, vestido totalmente de negro, incluyendo guantes negros, con un cuchillo en la mano derecha y un Queso en la mano izquierda. 
La chica estaba en el baño, Carlos se acercó hacia la cama y revisó debajo de la almohada. Encontró un revolver con silenciador. Todo indicaba que la chica estaba dispuesta a defenderse. Carlos tomó el revolver y lo tiró al cesto de la basura.
Anne Marie salió del baño, y vio a Carlos con el cuchillo en la mano, se horrorizó, intentó defenderse pero nada pudo hacer. Carlos Gonella le dijo:
- Serás mi séptima esposa, mi séptima victima.
En un movimiento muy rápido, Carlos le clavó el cuchillo en el corazón, la chica cayó muerta, y entonces el asesino tomó el Queso, lo tiró sobre el cadáver de su víctima, y dijo en voz alta:
- Queso.
Cuando terminó Carlos Gonella miró al espejo y vio reflejado en el a su tía Filistaura, que le dijo:
- Le advertí que la ibas a asesinar.
- Te equivocaste. Soy un Queson. Acelerastes mis planes. Iba a vivir un año con ella, como hice con las anteriores, y después la iba a asesinar.
- ¿Y ahora, Carlos?
- Con la investigación policial no habrá problemas. Algo vamos a arreglar de una forma u otra. Quedaré absolutamente impune e inocente.
- ¿Con esto te alcanza Carlos?
- Por supuesto que no, deberé buscar a mi octava víctima...


1 comentario:

  1. Agarras un queso, lo cortas bien grueso ♪....maldita propaganda pegajosa y manipuladora

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...