domingo, 15 de marzo de 2015

Carlos Quintana, matamujeres; Carlos Luna, tiraquesos


Eran pasadas las once de la noche, y por fin la doctora Jimena Bonn finalizó su turno en el hospital. No le agradaba caminar por las inmediaciones del hospital a esa hora, pues era muy oscuro y no había gente en la calle. Pero no le quedaba otra. De repente, vio que frente a ella se acercaban dos hombres muy altos, patones y con olor a Queso en los pies.
-         Buenas noches, doctora Jimena Bonn.
Si la médica ya estaba aterrorizada al ver a los dos hombres en el lugar, mayor fue el terror al escuchar su nombre.
-         ¿Quiénes son ustedes? – alcanzó a balbucear.
-         Yo soy Carlos Quintana, el “Hacha” – dijo uno de los hombres, el más alto de los dos, con un 1,92 metros de altura.
-         Y yo, Carlos, Carlos Luna, el “Chino”– dijo el otro, unos diez centímetros más bajo que Carlos Quintana, con unos 1,82 metros.
-         ¿Qué quieren?
-         Somos Quesones, somos asesinos de mujeres. Lo siento, pero hemos venido a asesinarla – fue la respuesta de Carlos Quintana.
El “Hacha” entonces sacó un enorme hacha, y se acercó hacia la mujer. La abogada estaba aterrorizada e intentó defenderse, pero la furia del asesino pudo más. Carlos Quintana la golpeó varias veces a la mujer y la asesinó a hachazos. Cuando Carlos Quintana finalizó, Carlos Luna, sacó un Queso y lo tiró sobre el cadáver de la mujer, que estaba tendido en el piso.
-         Queso – dijo en voz alta.

Y los dos Carlos abandonaron el lugar.




1 comentario:

  1. ja, ja, siempre los asesinos (cuando son hombres) se llaman Carlos!!! che, este Queso no jugaba en Huracan?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...