sábado, 13 de septiembre de 2014

El Queso Gay asesina de nuevo



Mientras se desarrollaba una fiesta de casamiento, Paula se encontraba en el baño junto a Luciana. Paula estaba arreglándose el maquillaje frente al espejo mientras Luciana estaba dentro de uno de las cabinas haciendo sus necesidades. Paula comenzó a comentarle a Luciana en voz alta:

-         ¿Viste el vestido de Julieta? ¡Qué desastre, por Dios! ¿Dónde se lo hizo?

-         Dice que lo se lo hizo el modisto ese, que es gay...

-         Todos son gays...

-         Me refiero al que sale por televisión, como es, a ver... Jacinto Valderramas... me parece...

-         Sí, ese, tenés razón, ja, ja, un horror el vestido...

-         Y le salió una fortuna, como 700.000 pesos...

Paula comenzó a abrir la boca para emitir un comentario cuando, en forma sorpresiva, vio por el espejo, que detrás de ella había un hombre alto, con olor a Queso, vestido totalmente de negro, que la apuntaba con un arma larga con silenciador. Sorprendida y asustada, a la vez, la mujer dijo:

-         ¿Quién sos?

-         Carlos Melia, el Queso Gay – fue la respuesta seca del hombre.

-         ¿Qué haces aca?

-         Soy un sicario especializado en asesinar mujeres. Me pagan por matar minas como vos. Soy un Queson porque a cada mina como vos que amasijo le tiró un Queso. Me divierte hacerlo y además me pagan muy bien.



A Paula le hubiera gustado preguntarle al asesino quien lo había contratado para asesinarla, pero no pudo. Carlos Melia comenzó a disparar con el arma con silenciador. Fueron seis balazos, ni uno más ni uno menos. Cuando terminó, Carlos sacó un Queso de su valija y lo tiró sobre el cadáver de la víctima.

-         Queso – dijo en voz alta.

Mientras tanto, Luciana había escuchado el dialogo encerrada en la cabina. Presentia que el asesino había ejecutado a su amiga. Se encontraba aterrorizada y estaba presa del pánico, cuando Carlos abrió la puerta de la cabina y la apuntó con el arma.

-         Lo siento – dijo Carlos – pero debo asesinarte. Un Queson jamás deja ningún testigo. Me quedan pocas balas.

Carlos apuntó al cuello de Luciana, y disparó un solo tiro. No fueron suficientes más, la bala ingresó en el cuello de la mujer y la asesinó de inmediato. Otra vez, Carlos tomó otro Queso de su valija y lo tiró sobre el cadáver de Luciana, que quedó dentro de la cabina.

-         Queso – dijo en voz alta.

Carlos Melia empezó a salir del baño pero mientras se dirigía hacia la puerta, con el arma en la mano, una mujer ingresó al sanitario. Era Silvia, la madre del novio del casamiento. Carlos le apuntó de inmediato y le disparó cuatro balazos. La mujer cayó muerta de inmediato y como en las anteriores, Carlos le tiró un Queso.

-         Queso – dijo en voz alta.

El asesino salió del baño sin que nadie la viera, discretamente comenzó a caminar y empezó a sentirse aliviado.

-         Menos mal, si tenía que matar a otra mina estaba en inconvenientes – pensó – traje tres Quesos. Siempre en estos crímenes suele haber alguna víctima colateral. Pero esta vez me pase, bueno, no importa, me llamo Carlos, soy asesino, soy Queson, y debo estar preparado para estas cosas.

Sin mayores inconvenientes, dejó la fiesta, y comenzó a caminar por la calle. Sintió las sirenas de la policía acercarse al lugar.
- Deben haber descubierto los cadáveres – pensó y se fue muy despreocupado cantando las marchas gays que tanto le gustaban.


1 comentario:

  1. alguna vez dejará de asesinar el Queso Gay?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...