sábado, 19 de abril de 2014

Wanda Nara y los Doce Basquetbolistas Asesinos




Cuenta la leyenda, que en una siniestra organización criminal, doce basquetbolistas fueron convocados a una extraña reunión. Seis estaban sentados del lado derecho de la mesa, eran Charles Barkley, Karl Malone, Charlie Villanueva, Carlos Boozer, Carlos Arroyo y Charles Jenkins. Del otro lado, estaban los argentinos Carlos Delfino, Carlos Sandes, Carlos Schattmann, y los españoles Carlos Cabezas, Carlos Jiménez Sánchez y Carlos Suarez. En la mesa había todas clases de Quesos, Gruyere, Parmesano, Cheddar, Reggianito, Emmenthal, Pategras, Edam, Gouda, Maasdam, y todos los que podamos imaginar. Los basquetbolistas comían los Quesos con mucho entusiasmo. En eso, ingresó un personaje muy alto, vestido de negro, con un pasamontañas que le cubría el rostro. Era el Verdugo. Comenzó a hablar:
-         Estimados basquetbolistas, sí habeis sido citados para esta convocatoria es porque nuestra organización ha recibido un encargo. Wanda Nara debe ser asesinada y uno de ustedes será el asesino. Vosotros sois Asesinos Quesones, habeis asesinado a muchas mujeres, y a cada una de ellas le habeis arrojado un Queso. Sois miembros destacados de nuestra Organización y por eso habeis sido honrados para cometer este crimen. Quien lo haga recibirá un millón de libras esterlinas. Repito, libras esterlinas.
-         ¿Qué ha hecho esa mujer para que alguno de nosotros tenga que asesinarla? – preguntó Carlos Arroyo.
-         Ha cometido toda clase de crímenes – dijo el Verdugo – entre ellos el de adulterio, por citar solo uno, lo cierto es que la Organización recibió el encargo. ¿Alguno de vosotros se niega a cometer el crimen?
-         Yo me abstengo – dijo Carlos Delfino – soy un Queson, y me gustaría cometer ese asesinato, con gusto le cortaría la cabeza con mi espada samurai y le tiraría un Queso, pero no lo voy a hacer. Asesiné a la hermana, a Zaira Nara, seguramente soy el que más mujeres mate de todos los presentes, más de cien, por eso, compañeros, les cedo a ustedes la posibilidad de cometer el crimen.
-         Muy bien, la petición de Carlos Delfino es aceptada. Es el asesino a Zaira Nara, es lógico que ceda el honor de asesinar a Wanda Nara a otro basquetbolista. ¿Los demas tienen alguna objeción?
Nadie objeto, todos parecían de acuerdo.
-         Propongo que esto se realice por sorteo – dijo Carlos Suarez – que sea el azar el que decida cual de nosotros asesinará a esa mujer.
-         ¿Están de acuerdo con el sorteo?
Todos asintieron con la cabeza y levantaron las manos en señal de aprobación. Entonces comenzaron a escribir papelitos con cada uno de los apellidos de los basquetbolistas, “Barkley”, “Malone”, “Villanueva”, “Arroyo”, “Cabezas”, “Jiménez Sánchez”, “Sandes”, “Schattmann”, “Suarez” y “Jenkins”. Los papelitos se metieron en una urna, el Verdugo le dijo entonces a Delfino:
-         Carlos, dado que vos no vas a asesinar a Wanda Nara, sos el indicado para retirar el papel que indicará el nombre del asesino de Wanda Nara.
-         Muy bien – contestó Carlos Delfino – entonces metió la mano en la urna y retiró un papel. Estaba escrito el nombre del asesino. El Verdugo lo agarró, lo leyó y en voz alta diría el nombre del basquetbolista asesino...
¿Quién asesinará a Wanda Nara?













5 comentarios:

  1. Me encanta esto, las imágenes son un cago de risa

    ResponderEliminar
  2. ¿Como es la cosa? ¿Wanda resucito varias veces y siempre la volvieron a matar?

    ResponderEliminar
  3. Esta no es mas Put.. porque solo tiene 3 agujeros para usar

    ResponderEliminar
  4. Que linda voz que tiene wanda nara que tipo de queso comera?

    ResponderEliminar
  5. Una caja de forros y un diccionario le harian falta a esta turra.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...