martes, 25 de febrero de 2014

El "encuentro" de Karl Malone y Wanda Nara



Wanda Nara iba tranquilamente en su auto en algún lugar de Italia, quizás en la Toscana, quizás en el Veneto, cuando Mauro Icardi, que conducía, le dijo:
-         Wanda, debemos detenernos, un tronco esta atravesado en la ruta.
-         ¿En serio? – dijo Wanda – No le hagas caso, Mauro, pasalo por encima.
-         No puedo, Wanda, debo detenerme.
El auto se detuvo, y un hombre apareció como de la nada, era de raza negra, muy alto, más de dos metros, tenía unos pies gigantescos, debería calzar cincuenta y dos, o cincuenta y tres, poseía todo el aspecto de basquetbolista, empezando por la casaca de Los Angeles Lakers. 



Wanda no lo conocía pero creía estar frente a un basquetbolista de la NBA. El negro se dirigió a Wanda y dijo:
-         I am Karl Malone, I was a player in NBA, but I am a killer, now, and I kill her.
Wanda, que no sabía nada de inglés, le preguntó al Mauro Icardi:
-         ¿Qué dijo Mauro? Este negro me da mucho miedo.
-         Dice que es Karl Malone, que jugó al básquet en la NBA, pero que ahora es un asesino y te va a matar, Wanda.
Karl Malone comenzó a apuntar a Wanda con una ametralladora con silenciador, esas del tipo Igram. Wanda comenzó a gritar en forma desesperada:
-         ¡Socorro! Este negro quiere matarme, ayúdame, vos, Mauro, hace algo.
-         No puedo hacer nada – dijo Mauro Icardi, que estaba aún más asustado que Wanda.
“The Mailman” le dijo entonces Mauro Icardi:
-         You tell her that she smiles my feet, she can to live.
-         ¿Qué te dijo, pibe? – dijo Wanda, mientras Karl Malone la apuntaba con la Ingram.
-         Que si huele sus pies, usted podrá salvar su vida.



Wanda, entonces, no tuvo otra alternativa que oler los gigantescos pies de Karl Malone. Primero el derecho, luego el izquierdo. El olor a Queso que despedían era impresionante, decir que apestaban era poco. Wanda los olió, los chupó, los besó y los lamió, una y otra vez. Lo aguantó en forma estoica, y en el fondo, le gustaba el olor a Queso que tenían los pies de Karl Malone.


Cuando terminaron, el Basquetbolista se dirigió otra vez al Mauro Icardi y le dijo:
-         Run for your life.
Wanda le preguntó a Mauro Icardi:
-         ¿Qué te dijo?
-         Que corra por mi vida – dijo Mauro Icardi.
-         ¿Qué vas a hacer?
-         Voy a huir, no quiero morir.



El Mauro Icardi salió corriendo y desapareció en los campos de la Toscana (¿O era el Veneto?). Wanda quedo sola frente a Karl Malone, que empuñó la ametralladora Ingram y disparó una lluvia de balas sobre la chica. Lógicamente Wanda fue asesinada. Cuando Karl hubo terminado su tarea, sacó un Queso de sus pertenencias, la horma más grande que podamos imaginar de Queso Parmesano, y la tiró sobre el cadáver de Wanda. Antes de irse, Malone dijo en voz alta:
-         Cheese.
“Cheese” significa “formaggio” en italiano y en español es “Queso”. Karl Malone era un asesino Queson y cumplió con su macabra tarea.


1 comentario:

  1. Cara de malo tiene Karl Malone, eh, pero el negro era buenazo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...